Por Roberto Leiva
​rleiva@cronica.com.ar

Aseguran que la inquietante historia de estas montañas rumanas que forman parte de la cordillera de los Alpes de Transilvania fue cobrando sentido a partir de los elementos que aparecieron en su interior y que, a causa de ese descubrimiento, algunos científicos sospechan que ese lugar esconde un secreto universal. Se refieren a las claves de un submundo extraño e increíble que yace en medio de esos grandes montes que antiguamente habrían sido habitados por gigantes, ya que en ellos estaría descifrado el verdadero origen de la vida y además uno de los secretos de la inmortalidad, dado que en ese lugar se halló una cuenca de oro en polvo que tiene un sorprendente efecto rejuvenecedor en las personas.

Los investigadores revelaron que a mediados de 2003 el Servicio de Inteligencia de Rumania (SRI) realizó este asombroso descubrimiento que podría cambiar el destino de la humanidad. Se supo además que existieron presiones de los países centrales, entre ellos los Estados Unidos, para que nada se diera a conocer. Un acuerdo científico y militar habría cerrado toda posibilidad de información acerca de este fenómeno cuyos detalles conmoverían al planeta. Llegó a decirse que, impulsados por estos nuevos conocimientos, habría investigadores que arriesgaron su prestigio al afirmar que la teoría de Darwin era una farsa más, que el verdadero origen de la vida del hombre se presenta en una forma condensada holográficamente y que bases de esta revelación pueden estar ocultas en los montes Bucegi.

Fantásticos recorridos

En la misteriosa unificación de los túneles que existen en ese lugar podría encontrarse otra de las respuestas que, al parecer, guardan celosamente los investigadores. Entre otras cosas se sabe que desde el Pentágono comprobaron que los montes Bucegi son similares a las estructuras subterráneas descubiertas en Bagdad, Irak, y que tienen las mismas frecuencias vibratorias y de energías. También se pudo apreciar que por encima de los montes se eleva una gran pirámide.

Aseguraron los científicos que esa gran figura de piedra tiene una función protectora y mantiene a salvo el conocimiento de la verdad del origen de la humanidad, que será revelado a todo el mundo a su debido momento.

Un breve relato relacionado con una de las expediciones explica que en el ingreso a la montaña hay un pasaje que conduce a una especie de cámara de proyecciones que estaría protegida por un escudo energético que, según los expertos, de pronto se vuelve compacto e infranqueable.

En esa misma sala se encontraron cinco enormes mesas de piedra que medían aproximadamente dos metros de alto. Encima de ellas se hallaron, talladas en relieve, unas escrituras cuneiformes –la escritura de caracteres en forma de cuña o clavo que usaron los asirios y caldeos–.

Precisan que también había herramientas y materiales –cables muy flexibles y cajas rectangulares– que, al parecer, interactuaban con la creación de proyecciones holográficas.

Gigantes de Bozioru

Según los análisis realizados, los seres que habrían construido estas estructuras serían unos gigantes, ya que el tamaño de la sala de proyecciones, las mesas y todos los objetos así lo demostraban. El investigador Vasile Rudan dio testimonio sobre las historias que rondan en la aldea de Bozioru, las cuales aseguran que gigantes vivieron en esas tierras.

Hace veinte años también se descubrió un cementerio en un pueblo llamado Scaieni, donde hallaron tumbas donde descansaban restos de enormes esqueletos de seres que medían aproximadamente unos 260 centímetros o tal vez más. Lo cierto es que es muy poco lo que se ha informado en forma oficial respecto de esta misteriosa historia cuyo secreto permanecería intacto en el corazón de los montes Bucegi.

El oro que rejuvenece

Entre otros elementos descubiertos en una de las salas de los amplios túneles, los primeros investigadores hallaron una ánfora llena de un polvo blanco que, según los investigadores, tiene una estructura desconocida de oro monoatómico puro. El polvo proviene de ese mismo suelo de las entrañas del monte rumano y se ha comprobado que posee efectos rejuvenecedores. Para los investigadores esto significaría que el hombre podría llegar a vivir miles de años consumiendo una cantidad estipulada de oro monoatómico en polvo. Obviamente, son muchos los que se “embadurnaron” con ese polvillo mágico.

Misterio indescifrable

El supuesto plano de los tres túneles misteriosos revelaría que el primero, ubicado a la izquierda u Occidente, lleva a Egipto y a edificaciones secretas aún no descubiertas. Por su parte, el de la derecha ú Oriente va a la meseta del Tibet y tiene tres ramificaciones secundarias que llevan a Buza, una ciudad rumana, a la estructura subterránea cercana a la ciudad de Bagdad, capital de Irak, y a la meseta de Gobi, en Mongolia.

Por último, el tercer túnel contiene un mundo secreto que se dirige al centro del planeta, que es una de las cuestiones más oscuras que desvela a los investigadores, porque aún ese es un punto pendiente, que la humanidad no ha logrado desentrañar hasta ahora.

La ubicación geográfica

Los montes Bucegi están situadas en Rumania central, al sur de la ciudad de Braşov. Forman parte de la cordillera de los Alpes de Transilvania, en los montes Cárpatos. La cima más alta es el Bucegi Plateau, donde el viento y la lluvia han moldeado las rocas en forma de espectaculares figuras como la Esfinge y Babele.

Las barreras de la muerte

A pesar de lo mucho que se ha investigado sobre el tema, se habría descubierto otro túnel, que sería el cuarto, en el que las paredes estaban pulidas de una manera que no parecía ser algo que se diera naturalmente. Al final, se encontraba una enorme puerta de piedra pero, al querer atravesarla, había una barrera energética, que hasta ahora habría resultado infranqueable. Y un detalle no menor: tres personas que tocaron imprudentemente ese portal murieron de un inesperado paro cardíaco.