El presidente Mauricio Macri respondió mal a la simple consulta sobre cuánto es la jubilación mínima. "Está en nueve mil y pico, creo", aseguró. Rápidamente, la producción del programa en el que estuvo marcaba el error: "Seis mil". Pero el líder de Cambiemos se mantuvo en su postura: "No, son nueve mil".

Más allá de las esperables reacciones en las redes sociales, y la catarata de cuestionamientos que recibió por parte de todo el arco opositor, el dato saliente es lo lejos que estuvo el Presidente de la realidad.

Especialmente, considerando la sensibilidad de los más de tres millones de trabajadores pasivos que perciben la mínima en todo el país. 6.394 pesos era la respuesta correcta. Le erró por la mitad. Y no se trató de una equivocación esperable, como podría ser al anunciar lo que será a partir del próximo aumento (en la segunda mitad del año), ni lo que era antes del último (anunciado el mes pasado). Fueron tres mil pesos más que no se sabe de dónde salieron.

La anécdota recuerda otra frase que generó ruido recientemente: cuando el gobierno cometió la torpeza de recortar las jubilaciones, el vicejefe de gabinete, Mario Quintana, buscó defenderse declarando que "nos corren por 20 pesos", en referencia al dinero que faltaría en los bolsillos de los mayores.

El tema atañe a otra cuestión que lleva meses en la agenda económica y política, ahora con más protagonismo debido a los incesantes cortes de calle y protestas: la situación social.

No hay especialista, y muchos de los miembros del gabinete nacional lo saben, que no alerte sobre el impacto de los tarifazos y el desempleo en los sectores más postergados. "Se destruyeron las changas", "el narco es el único camino de ascenso social", aseguran. La solución, siempre, exige conocimiento previo.

Para un gobierno constantemente acusado de no tener sensibilidad social y no conocer la realidad de la calle, liderar sin conocer un dato tan importante marca la falta de interés y debate. ¿De qué hablan en los encuentros con el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso? ¿Cómo definen el piso de las tarifas sociales?

Macri suele atribuir al inicio del "año electoral" cualquier crítica opositora o denuncia contra su gobierno. Si la campaña estuviese verdaderamente instalada, su furcio habría sido un auténtico escándalo. Y, quizás, el Presidente se habría preparado para su aparición televisiva. Al menos, para que el resto no se entere.