Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

Mueve cielo y tierra pero no obtiene respuesta alguna desde hace un mes, cuando su ex pareja decidió no devolverle el hijo de ambos, de pocos meses de vida. Por lo tanto, Antonella Colnegna padece cada día que pasa lejos de su niño. La joven, que reside en Pilar, recorrió diferentes dependencias judiciales solicitando la pronta restitución de su pequeño, pero sin recibir compromiso alguno de intervenir en el conflicto. En tanto, denuncia que el menor se aloja en una vivienda precaria, en malas condiciones, expuesto a enfermedades, y principalmente, alejado de su cariño.

En la localidad bonaerense de Maquinista Savio comenzó el infierno de Antonella Colnegna, mamá de Taiel Benjamín, un bebé de 8 meses que se encuentra allí, en la casa de su padre, Leonardo Sánchez, desde el 17 de marzo.

Ese día retiró al niño del domicilio de su ex pareja, en cumplimiento del régimen de visitas, y prometió restituirlo en la noche del jueves 23 del mismo mes, luego de su cumpleaños. Mientras tanto, Antonella acudió y permaneció en la casa del padre de Taiel durante más de 24 horas, con el afán de estar cerca del nene y acompañarlo a hacer los controles pediátricos. Sin embargo, en la celebración de su ex novio, decidió marcharse, con la promesa de reencontrarse con su niño.

Pero la historia fue diferente. Desde entonces, la mamá sólo accede a verlo durante lapsos que no superan la media hora y bajo la firme custodia de Sánchez y de su madre, Karina Porcel, a quien la joven señala como que "siempre quiso tener el control del nene. Desde que yo estuve embarazada, el bebé era una obsesión para esta señora. Una vez me dijo: ‘Asesorate con un juzgado porque no lo vas a ver más a tu hijo’". Justamente, desde aquel 23 de marzo, se reencontró con su niño en dos ocasiones pero él jamás retornó a su vivienda y a pesar de semejante incumplimiento, las autoridades judiciales no tomaron firme intervención al respecto.

En este sentido, Antonella reflejó que "me dicen que no pueden hacer mucho, que va a llevar su tiempo resolver la situación. Entonces me aconsejan que me lo lleve a la fuerza, pero no quiero empeorar las cosas".

A su vez, la mamá de Taiel señaló que el niño "vive en malas condiciones, en una casilla precaria en la que filtra el agua los días de lluvia, expuesto a la humedad, a las bajas temperaturas, y además lo bañan con agua fría. No puede vivir así, por eso pido que me lo devuelvan".