NOTAS RELACIONADAS

Un camionero se presentó ante la justicia de Entre Ríos y declaró que "el 3 o 4 de abril, cuando estaba en la balanza donde pesan los camiones en Zárate, se le acercaron una chica muy parecida a Araceli y un chico joven para pedirle si los podía llevar hasta Misiones, pero el hombre les dijo que los podía dejar en Ceibas", Entre Ríos.

Según la fuente, el hombre hizo la declaración en la comisaría de Chajarí, y la justicia ordenó obtener las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona de pesaje de camiones.

Pero la madre de Araceli no cree la versión del camionero, aunque si reconoció que la cartera y la pulsera que encontraron los perros de rastreo hace unos días en San Martín pueden ser de su hija.

Monica Ferreyra pidió esta mañana "más presencia" y "mayor compromiso" del Gobierno Nacional y de los Ejecutivos provinciales para encontrar a su hija.


"Había una nota con su letra que decía ’la morocha’ y atrás ’River te amo’ y ’Ema’ que es el nombre del chico con el que se estaba conociendo", comentó Ferreyra.

Aseguró que desconfía "de todo el mundo, sean amigos o no, son todos sospechosos, si mañana tengo que pedir disculpas a los chicos por cosas que pienso se las voy a pedir, son muchos días sin mi hija y cada día es más difícil".

El sábado 1 de abril pasado, Araceli salió de su casa al mediodía en Villa Sarmiento, vestida con jean y musculosa negra; poco antes de las 15 se tomó una foto con dos jóvenes, las subió a la red social Facebook y por la noche cenó con amigos hasta las 2.30 de la madrugada del domingo, día 2.

Marcelo, hermano de la joven, recordó que "en su celular se ve que la última vez que utilizó el Whatsapp fue el domingo (2 de abril) a las 7.11, minutos después de que mi mamá recibió un mensaje desde ese celular que le decía que ponga la pava para el mate que estaba en camino a casa".

"La policía identificó a los hombres de la foto y les tomó testimonio, también a los amigos que estuvieron con ella en la cena", explicó por su parte Eduardo, otro de los hermanos de la joven.

"Sabemos que se está investigando, pero no hay ninguna pista de dónde puede estar; estamos desesperados, porque ella nunca dejó de estar en contacto con mi vieja", agregó el hermano de la joven.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires ofrece una recompensa de 500.000 pesos por datos sobre el paradero de la joven.