NOTAS RELACIONADAS

"Fue una reunión muy dura", dijeron desde Azopardo, donde el consejo directivo de la CGT se juntó y se mostró al público por primera vez desde el pasado 6 de abril, cuando se realizó el paro general. Sin embargo, la foto de los miembros cegetistas esconde una realidad: los cruces entre líderes gremiales. A pesar de esto, se resolvió que el 1º de mayo se realice un acto en Obras Sanitarias por el Día del Trabajo.

Con reuniones particulares tras la oficial, y teléfonos apagados para los medios, culminó ayer el día en Azopardo. Hasta allí llegó, pasado el mediodía, el consejo directivo de la Confederación General del Trabajo. Fuentes consultadas informaron que el objetivo del encuentro era seguir planteando las posiciones que la central obrera mantendrá frente a las políticas de Mauricio Macri, teniendo en cuenta que a sus espaldas aún salpican las secuelas del paro general.

Sin embargo, los cruces y reproches tomaron protagonismo cuando Héctor Daer, diputado nacional y uno de los titulares de la CGT, le reprochó a Facundo Moyano por actitudes que se habían "tolerado con cierta mesura", en la consideración que el referente de Peajes y legislador del Frente Renovador opinaba muchas veces como "libre pensador".

La herida que aún no cierra fue la frase que el hijo del ex jefe de la central obrera deslizó a fines de diciembre pasado: "Yo no me hubiera sacado una foto con Macri como la CGT".

Con respecto a la estrategia ante el gobierno tras el 6 de abril, Omar Maturano, titular del gremio ferroviario La Fraternidad, consideró que es probable que se retome el diálogo con la Casa Rosada, si bien el Ejecutivo "hace rato que no envía invitación alguna", refrendaron otros dirigentes. En esa línea, Jorge Sola -secretario de prensa de la central obrera- le confirmó a Crónica que "trascendió que nos llamaron desde el Ministerio de Trabajo pero no es así. Fue otra operación". En esa línea, allegados a Jorge Triaca prefirieron hacer silencio ante el llamado periodístico.

Párrafo aparte para el respaldo a la lucha de los sindicatos educativos, que esta semana se reunieron con la conducción cegetista, como también a la estrategia vía tribunales que incrementó ese bloque en sintonía con la secretaría educativa a cargo de Sergio Romero (UDA) para mantener un férreo reclamo por la paritaria federal y "bancar" la estrategia de descalificación y deterioro paulatino que mensuran como táctica del gobierno.

Por otra parte, el triunvirato advirtió que el Ministerio de Trabajo "se excedió en sus atribuciones" en su recomendación de mayor transparencia en los gremios de la central obrera.