Por Fernando Vázquez 

fvazquez@cronica.com.ar 

Gran indignación provocó entre los habitantes de la localidad bonaerense de Virrey del Pino, en el partido de La Matanza, la determinación de los funcionarios de la Justicia de dejar libre a un peligroso y precoz motochorro de 14 años, que mantuvo un violento tiroteo con un oficial de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, a quien trató de asaltar mientras el efectivo se hallaba junto a su novia.

El adolescente, que salió ileso de este tremendo suceso, actuó en compañía de un cómplice, que resultó detenido herido. La gente dice que las autoridades liberaron al hampón a raíz de su condición de menor. Los voceros del departamento judicial de La Matanza revelaron que el hecho se produjo en el cruce de Manuel Costilla Hidalgo y Saujil, frente a una canchita de fútbol y a 150 metros del denominado arroyo Morales, en el citado distrito, cuando los bestiales sujetos interceptaron con fines de robo a Erik Córdoba, quien se desempeña como oficial en la mencionada institución de seguridad y que en esos momentos se hallaba junto a su pareja, en el interior de un Ford Fiesta gris.

Sin embargo, Córdoba se resistió al asalto callejero y, con su pistola reglamentaria 9 milímetros, se enfrentó a disparos con los malvivientes, quienes se desplazaban a bordo de una motocicleta. Como consecuencia del furibundo intercambio de disparos, uno de los delincuentes, llamado Ezequiel Pablo, de 23 años, resultó herido y detenido, mientras que el restante ladrón fugó rápidamente del escenario del dramático tiroteo.

Momentos después, el prófugo, de 14 años, fue apresado ileso en dicha zona, en el oeste del conurbano provincial, como saldo de distintos procedimientos y rastrillajes que realizaron los servidores públicos correspondientes a la comisaría de Virrey del Pino y al Comando Patrulla (C.P.) de La Matanza.

Pero horas después, los funcionarios de la Justicia resolvieron liberar al adolescente, por considerar que era un menor y a pesar de las diferentes pruebas en su contra, que demostraban claramente que era uno de los forajidos que había participado del salvaje tiroteo con el efectivo policial capitalino.


Gran consternación


Trascendió que los habitantes del humilde vecindario, luego de haber conocido la noticia de la liberación del despreciable motochorro, se mostraron sumamente indignados y consternados por la decisión judicial, ya que se afirma que el dúo consumó numerosos asaltos.