Fue entonces un típico partido de pretemporada en el que Boca fue el más claro a partir de la mayor experiencia de sus futbolistas, que 'bailaron' al ritmo de Fernando Gago.

El que no lució como en el debut frente a Nacional, de Montevideo fue el colombiano Cardona, aunque a veces exageró con la pausa jugando como extremo, lo que revela que indudablemente sus características con las del clásico enganche, hecho que se puso de relieve cuando tuvo dos contraataques pero careció de explosión para ganar en velocidad.

Boca ganó porque Gago frotó lámpara a los 8 minutos del segundo tiempo, cuando habilitó entre dos rivales y con la cara externa del pie derecho a Cristian Pavón para que éste convirtiera con un remate cruzado que superó al ingresado Andrés Fernández, quien reempló en el complemento al arquero argentino ex Banfield, Estudiantes de La Plata y River Plate, Mariano Barbosa. 

El Chaqueño Palavecino entonó el Himno Nacional y allí comenzó la noche de fiesta en la Bombonera, donde los organizadores justificaron la presencia de 46.000 espectadores, algo que no pareció observarse fidedignamente al observar las gradas.

Por lo pronto, después del encuentro todos los futbolistas participantes se llevaron un premio como recuerdo, mientras que los boquenses ya se pusieron a pensar en los próximos compromisos que se les vienen en lo inmediato, empezando por el sábado, sin público, ante Colón en la Bombonera, para seguir el martes venidero en Salta y con gente frente a Banfield, mientras que por los 32avos. de final de la Copa Argentina jugará el lunes 14 de agosto en el estadio Ciudad de Formosa, desde las 21.

El partido de anoche fue denominado "Fiesta Intercontinental" y fue parte del arreglo consumado entre ambas dirigencias tras acordar la llegada a préstamo desde el club español a Boca del delantero Cristian Espinoza.

Boca y el "Submarino Amarillo" se habían enfrentado una sola vez hace 17 años, el 16 de agosto de 2000, en el estadio El Madrigal, donde los españoles se impusieron por 5-3 (los goles de Boca fueron convertidos por Antonio Barihjo -2- y Gustavo Barros Schelotto, que también vistió la camiseta del conjunto español). 

Es que ambos clubes compartieron varios jugadores a lo largo de los últimos 17 años, y entre los más destacados se encuentran Diego Cagna, Rodolfo  Arruabarrena, Sebatián Battaglia, Martín Palermo y Juan Román Riquelme. 

Villarreal llegó a Buenos Aires para disputar este partido amistoso con una delegación formada por 20 futbolistas de la que no tomaron parte sus jugadores más reconocidos, afectados algunos por lesiones o con molestias físicas.

Los casos más salientesfueron los del mediocampista y capitán, Bruno Soriano, el arquero Sergio Asenjo y el volante ruso Denis Cheryshev, que por diferentes lesiones no pudieron realizar la pretemporada, mientras que el delantero turco Enes Unal y los defensores Jaime Costa y Adrián Marín, se lastimaron durante la puesta a punto para la Liga española que comenzará a fines de agosto, pero la baja más notoria fue la del delantero ex Real Madrid Juan Soldado.

El final de la noche no fue sabroso para Boca y en particular para Gago, ya que el arquero Fernández le contuvo un tiro penal que remató muy débil. Por eso recibió el consuelo de su ex compañero en Boca, anoche ingresando en el segundo tiempo en Villarreal, el joven delantero Leonardo Suárez. Como para reforzar la familiaridad con la que se encaró el encuentro.