Un joven carterista, de 18 años, murió este miércoles tras permanecer varios días internado, en estado grave, luego de que vecinos del barrio Azcuénaga, en la ciudad santafesina de Rosario, lo golpearan salvajemente, con la intención de hacer justicia por mano propia. Segundos antes le había robado la cartera a una mujer.

David Moreira es el nombre del joven ladrón, quien falleció en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, donde llegó el sábado, con un traumatismo de cráneo con pérdida de masa encefálica y heridas en todo el cuerpo. El hecho, que es investigado por el fiscal de delitos dolosos de Rosario, Florentino Malaponte, ocurrió el último sábado, cerca de las 20, en el barrio Azcuénaga, ubicado en la zona oeste de la ciudad.

Según las fuentes, el episodio comenzó cuando una mujer de 21 años, que llevaba en brazos a su bebé fue sorpresivamente interceptada por dos jóvenes, que se movilizaban en una moto roja, que le arrebataron la cartera e intentaron huir.

Varios vecinos de la zona, que presenciaron el momento del robo, corrieron a los “motochorros” y lograron interceptar el rodado y atrapar al conductor, mientras que su cómplice logró escapar. Los vecinos, indignados por la ola de arrebatos que hay en el barrio, atacaron a golpes de puño y patadas al joven, quien resultó gravemente herido.

El joven, de 18 años, quedó tendido en la calle y fue traslado por el Servicio Integral de Emergencias Sanitarias (SIES) al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), donde los médicos constaron que presentaba múltiples traumatismos en el cuerpo y en el cráneo.

​El fiscal Malaponte había informado que la vida del joven internado en la unidad de terapia intensiva del HECA corría peligro. “Presenta pérdida de masa encefálica, su cuadro es muy grave y su vida corre peligro, o de quedar con importantes secuelas”, había dicho el funcionario. Esta gravedad se comprobó finalmente con su deceso. El fiscal añadió que ordenó la búsqueda de testigos sin resultados hasta el momento y que los atacantes podrían quedar imputados por “homicidio”. Hasta el momento, no hay personas identificadas como partícipes del ataque. “No hay pruebas suficientes aún”, expresó.