Por Leo Schwarz, enviado especial a Mar del Plata

lschwarz@cronica.com.ar

Es uno de los puntos elegidos siempre por los turistas que llegan a Mar del Plata. Imposible no disfrutar de ese paisaje de lanchas coloridas, mezclados con barcos de mayor tamaño y pescadores que, lejos de disfrutar, trabajan.

El puerto tiene un atractivo especial al punto que se convierte en el paseo obligado que sirve de excusa para frecuentar uno de sus tantos restaurantes, casi siempre colmados de comensales.

Complementan la escenografía los distintos locales de ventas de conservas de mariscos y locales donde se puede comprar el “pescado más fresco del mundo”.

Ayer por la tarde, “Crónica” hizo una recorrida por el mencionado sitio, visitó una carpa gigante impuesta con el afán de divertir a la gente a través de un show musical, recorrió la zona comercial y dialogó con las personas que prefirieron cambiar la playa por el puerto, especialmente por el viento que opacó al sol durante varias horas.

El espacio más concurrido se encuentra en el corazón del puerto, donde todos los años se organiza la Fiesta Nacional de los Pescadores.

Justamente ahí fuimos recibidos por Fabián, más conocido como Choper, el animador de una fiesta que contó con la presencia de 900 personas, aproximadamente. “Esto arrancó el 13 de enero con la elección de la reina, que nos va a representar todo el año, y se extiende hasta el 31 del mes. Es una fiesta nacional y popular, es gratuita, la gente come y ve un show. Todos los días hay distintos repertorios. Los precios son buenos, con 100 pesos comés muy bien”, inició su relato con un cuarteto (Rodrigo) de fondo, que obligó a bailar a muchos de los presentes.

A continuación, el organizador agregó que “esta fiesta lleva alrededor de 30 años, yo llevo 14. La primera quincena fue muy mala, pero ahora levantó mucho. Hace tres días que notamos que el recambio fue muy bueno. Para nosotros, a la hora de trabajar, el clima ayuda, porque cuando está nublado o feo viene mucha más gente”.

De todas maneras, la jornada amena en la costa atlántica no sólo se percibió en ese recinto, sino que en las inmediaciones muchas personas caminaron en búsqueda de precios (se mantienen los de la primera quincena), ya sea para comer o para adquirir algún regalo para familiares o amigos.

Justamente en esa “peatonal”, nos topamos con muchos turistas, no sólo de Buenos Aires sino también del interior: procedente de San Luis, Emilia y Valentina Fuentes festejaron junto al resto de la familia el cumpleaños de esta última, confesando que “la estamos pasando muy bien. Hoy preferimos cambiar la playa por este lugar, que es muy lindo”.