Por Marcelo Peralta Martínez
mperalta@cronica.com.ar

“Hice el trámite en el cajero automático y todo fue normal. Deposité una suma de plata y me fui. Pero a la tarde entré a chequear a través del Home Banking que el dinero haya sido acreditado y me encontré con que la cuenta tenía $496.000 de más”, comentó en exclusiva a Crónica, aún sin salir de su asombro la protagonista de esta increible historia, quien trabaja en la Unidad Ejecutora Central del Ministerio de Transporte de Nación

Flavia Pesce es una abogada platense de 28 años, que por el error de una transacción bancaria entre empresas (de un fabricante de cocinas a una fábrica de panificados) terminó teniendo mas de medio millón de pesos en su caja de ahorro y por esto Arba le retuvo 10.000 pesos de su capital, hasta que hace pocos dias se lo devolvió.

Llamativamente, los responsables del error nunca reclamaron, ni tampoco así quien debería haber recibido semejante suma. Para colmo, cuando advirtió sobre esta situación y tras haber podido resolver el tramite, nadie se comunicó con ella para agradecerle por su correcto gesto. Encima le cobraron impuestos que no le correspondía pagar, ya que como es habitual ante cada movimiento bancario hay una suma fija que abonar por cada servicio. Aunque por su gran gesto desde el banco "me ofrecieron una tarjeta de credito, pero no lo quise" comentó.

Cabe aclarar que todo ocurrió hace mas de diez, aunque el ultimo lunes salió el caso a la luz, cuando la mujer pudo destrabar la gestión bancaria que la dejo pasmada. En tanto, y según recordó Flavia, fue por iniciativa propia que se comunicó con las autoridades del banco para devolver la plata.

Afortunadamente para la joven profesional, el mal entendido tuvo su final feliz y logró devolver el dinero. “En realidad todo terminó; pero me seguían debitando plata de impuestos a mí”, comentó.

En tanto, y respecto de los mas importante, ahora sí con el tramite definido, el pasado viernes le reintegraron "los diez mil pesos que Arba tomó de mi cuenta al ver la cifra despositada". Además, y sobre los impuestos del banco dijo que "hice una nota explicando la situación y pidiendo el reintegro de lo que me fue debitado por las movimientos bancarios".

Por ultimo, indicó que Arba tambien le reintegró la plata el banco para que fuera depositada correctamente.

Los hechos

La letrada de la mencionada ciudad, quien cumple funciones en un estudio de la zona, y en paralelo trabaja en el área de Transporte en Capital Federal, concurrió a la sucursal del banco Santander Río de calle 8 y 50, en La Plata, para depositar dinero en una de sus cuentas bancarias.

Mas tarde, y el querer corroborar la transacción Flavia descubrió la inpresionante suma de dinero. Fue allí cuando a la abogada se le pasaron mil cosas por la cabeza:  “En un momento dije ‘listo, me voy a Fiji a bucear’”, dijo entre risas y luego agregó que “nunca se me pasó por la cabeza usar el dinero, al toque quise devolverlo. Pensé sobretodo que alguien podía estar perdiendo su trabajo por haber hecho mal el depósito”, remarcó.

Luego, aclaró que supo que el depósito fue acreditado el pasado 7 de enero, por los datos que aparecían en el detalle del Home Banking. “Habían pasado ya unos veinte días, pero hasta entonces no me había enterado porque es una cuenta que uso poco”, recordó la abogada.

De inmediato, se comunicó por teléfono al banco para pedir los detalles de la transacción, archivo que finalmente le enviaron a la sucursal de 8 y 50, donde esta registrada su cuenta.

Y fue aquí, donde le pusieron punto final a la mala maniobra bancaria, que pudo haber terminado diferente. “El dinero estaba destinado a una cuenta con el mismo número que la mía pero de otra sucursal”, explicó Flavia. Además la transacción había sido de una empresa a otra, por lo que, no estaba dirigida una cuenta personal. “Fue un error en el depósito, entiendo que del banco”, agregó la ejemplar mujer.