La aparición del 2532 en el sorteo vespertino de la Quiniela Nacional motivó un aluvión de aciertos. Tantos, que hizo saltar la banca en Lotería Nacional. En consecuencia, los aciertos tanto a ese número como a los otros vespertinos (9463 y 5159) se pagaron casi un 10% menos en Capital Federal.

Los agencieros recibieron una circular anunciando que de acuerdo a lo establecido en el artículo 16 del reglamento, los premios se pagarán a un prorrateo del 0,932 %.

Dicho artículo estipula que “cuando el monto de los aciertos producidos supere cinco (5) veces para la quiniela conjunta el monto de lo recaudado en la jugada o sorteo respectivo, se podrá implementar un Tope de Banca. Lotería Nacional determinará en esos casos la aplicación o no del aludido tope, dejándose constancia de que en caso de aplicarse el Tope de Banca, el pago de los premios se efectuará a prorrata, o sea, que se abonará en forma proporcional en todos los casos”.