INFORMACION GENERAL |

 Una luchadora

18.02.2012   

Desgarrador reclamo de una madre a la que van a separar de su hijo

Aumentar Disminuir
Tamaño del texto
ANGUSTIA. Nora lucha para que su hijo se quede (gentileza Rosario 12).
ANGUSTIA. Nora lucha para que su hijo se quede (gentileza Rosario 12).

Edición impresa. La justicia argentina determinó que el niño de tres años, nacido en los Estados Unidos, debe irse con su padre, informó el Diario Crónica.

La ciudad de Rosario se encuentra conmocionada ante el ruego de una madre que no quiere que le arranquen a su hijo de tres años de su lado. Sucede que la justicia argentina le dio la guarda de la criatura a su ex pareja, un ciudadano estadounidense que está dispuesto a partir con el niño lo antes posible. Para el magistrado interviniente, el pequeño tiene que volver a su país de origen, tal como lo reclama el padre que -según la mujer, una reconocida médica- sólo lo vio 10 días al nacer, y jamás procuró hacerle llegar algún dinero para mantenerlo.

Nora Monserrat es la mamá que está luchando desesperadamente por mantener la tenencia del hijo que hace tres años tuvo con su esposo Breth Purcell, ciudadano estadounidense, del que luego se separó.

A pesar de que cuenta con el aval de organismos defensores de los derechos del niño, que impulsan la continuidad de la tenencia por parte de ella, el Juzgado de Familia Nº 4 falló a favor del padre.

Por eso, el 23 de febrero habrá una audiencia en la que ambos progenitores deberán acordar la forma en la que se trasladará al niño al país donde nació.

Esta historia comienza años atrás, cuando Nora era estudiante de medicina y conoció a un joven estadounidense que trabajaba como capitán de yates de lujo, se enamoró de él y luego de un noviazgo a la distancia, formalizaron su unión que se realizó con una fiesta en Rosario a la que asistieron varios invitados.

Ella se trasladó a North Palm Beach, Estados Unidos, y un tiempo después, el 10 de junio de 2009, nació Dante que hoy tiene casi tres años. Tal como ocurrió durante todo el embarazo, el padre estaba trabajando en altamar. Al volver, lo vio durante 10 días y volvió a partir.

Ya teníamos problemas de convivencia que no tiene sentido comentar ahora, pero la situación empeoró cuando nació el nene porque al trabajar como embarcado, el padre estaba mucho tiempo lejos de la casa, sin vernos ni saber cómo estábamos”, aseguró Nora.

Esto motivó que ella planteara la necesidad de separarse, algo que según su relato, él aceptó y convalidó por escrito.
Con todos los papeles en regla, incluso la autorización firmada por él para sacarlo del país decidí volver con mi hijo a la Argentina, donde yo estaría contenida por mi familia y no sola como en los Estados Unidos, donde no contaba con mi marido ni con ninguna otra persona familiar o cercana. En ese lapso, íbamos a pensar si nos dábamos una nueva oportunidad de reconstruir la pareja, pero cuatro días después de mi regreso, me entero que él había hecho una presentación en mi contra, en la que me adjudicaba una supuesta psicosis posparto. Además me pidió el divorcio e inició una demanda de restitución del niño, acusándome de utilizar al nene para fines ilícitos”, afirmó la médica de 32 años.

Frente a esta situación, Nora acudió a la justicia para impedir que el padre se llevara al hijo de ambos, al cual según asegura “ni siquiera conoce; pero el Juzgado de Familia Nº 4, a cargo del juez Edgardo Bonomelli, donde recayó la causa, hizo caso omiso a mis argumentos e hizo lugar al planteo de restitución efectuado por el padre, basándose en que el nene nació en los Estados Unidos y allí debe volver”, señaló Nora, angustiada por la actitud de la justicia que “le entregará un menor de 3 años a un padre que no sabe nada de él, que es alcohólico y vive embarcado, al cual le había iniciado una denuncia penal por incumplimiento de asistencia familiar”.

Mientras tanto, prospera en el Juzgado Correccional número 4, a cargo de Gonzalo López Quintana, el juicio por incumplimiento del deber de asistir al niño de parte de Purcell. La mujer cree que el padre lo toma como “un paquete de yerba” y afirmó: “Quiero que mi hijo tenga una relación con el padre, yo le hablo de él, le cuento que trabaja lejos. Siempre intentamos lograr un acuerdo, pero ese no es su interés, sólo lo vio 10 días”.

En cambio, ella no se imagina lejos del niño: “Yo vivo para Dante”, afirmó llorando.
 

Una audiencia importante

¿Por qué la justicia rosarina decidió dar la guarda del niño a su padre que vive en los Estados Unidos y no a su madre argentina? Esa es la pregunta que se hace la sociedad y que Nora explicó. Según los datos consignados por la médica se presentaron los comprobantes ante la justicia de la conformidad del padre con el viaje del niño, pero el Tribunal Colegiado que integran Manuel Alberto Rosas, Alicia Galetto y Edgardo Mario Bonomelli, entre otros, dio por incumplido el Tratado de la Haya sobre secuestro internacional, y de ese modo hizo lugar a la demanda para restituir al niño.

Por eso, el Tribunal convocó a una audiencia entre las partes el 23 de febrero, pero los abogados de Nora presentaron distintos recursos de nulidad: por incumplimiento de la ley 21.297 que estipula la incorporación de un Defensor del Niño y de la Niña, en cualquier proceso judicial que afecte los intereses de un nene.



   Twittear

TAPA IMPRESA
encuesta
¿Qué sensación te produce que EE.UU haya espiado al Papa Francisco?
Bronca
Satisfacción
Indiferencia