COSA DE LOCOS |

 Computonto

23.03.2012   

Llamó al 911 para pedir que su mujer lo dejara ver Facebook

Aumentar Disminuir
Tamaño del texto
Doyle Hardwick tiene antecedentes vinculados al alcoholismo.
Doyle Hardwick tiene antecedentes vinculados al alcoholismo.

Un yanqui de 57 años se comunicó con el servicio de asistencias en Florida, Estados Unidos, para que "alguien consiga que mi esposa haga lo que yo quiero", porque no le permitía entrar a mirar la red social. Le salió mal: fue detenido.

Un ejemplo claro de cómo mezclan de mal matrimonio, Facebook y falta de sentido común lo tenemos con Doyle Hardwick, un estadounidense de 57 años que fue detenido tras llamar al servicio de emergencias (el famoso 911) de Florida, en Estados Unidos, porque su mujer no le dejaba ver su cuenta de la red social en paz, según recoge la prensa de ese país.

Al parecer, la emergencia del bueno de Doyle era que necesitaba “una persona que consiga que mi mujer haga lo que yo quiero que haga”.

Mientras tanto, la mujer de Hardwick, Julie (54 años), contó a la policía que su marido le había pedido que no se sentara a su lado, pero que ella no quería sentarse en ningún otro sitio.

Normal, ¡a saber qué esconde ese hombre en las redes sociales con tanto secretismo! Según aparece en medios estadounidenses, tanto la declaración de Julie como la de Doyle fueron realizadas con un tufillo a alcohol en el aliento bastante sospechoso.

Cuando los agentes de la ley llegaron a detener a Doyle el pobre seguía al teléfono intentando convencer a la persona que le atendía de lo urgente que era su llamada. Al final todo le salió mal: ni su mujer se acostó, ni pudo mirar su cuenta de Facebook, ni se libró de la detención.

Además, resulta que el pobre era reincidente: en mayo de 2010 llamó al 911 para que le llevaran a casa de su hija. Lo típico, que vas a pedir un taxi y te equivocas en un par de números.

 



   Twittear

TAPA IMPRESA
encuesta
¿Qué sensación te produce que EE.UU haya espiado al Papa Francisco?
Bronca
Satisfacción
Indiferencia