COSA DE LOCOS |

 Fanatismo desmedido

06.05.2013   

Está "frita": se inyecta aceite de cocina en la cara

Aumentar Disminuir
Tamaño del texto
El fanatismo por las cirugías en la cara, terminó perjudicando a la mujer coreana de 48 años.
El fanatismo por las cirugías en la cara, terminó perjudicando a la mujer coreana de 48 años.

Obsesionada por las cirugías estéticas, una coreana se deformó el rostro tras 20 años de operaciones. Un médico le facilitó una jeringa para que se aplicara ella misma la silicona, pero cuando se le terminó el producto decidió recurrir al óleo.

Según informa The Telegraph, Hang Mioku se practicó su primera operación de cirugía con 28 años y, después de 20 enganchada a este tipo de intervenciones, terminó con el rostro completamente desfigurado.

A pesar de las consecuencias que la cirugía estaba teniendo en su rostro, con el rostro hinchado y desfigurado, Hang se veía hermosa y quería segar operándose. Pero los cirujanos que visitó se negaron a practicarle más intervenciones.

Cuando regresó a Corea, donde reside, sus padres quedaron horrorizados por los terribles efectos de la cirugía y decidieron buscar un médico que pudiera devolverle su rostro. Pero el tratamiento era demasiado caro.

Hang, incomprensiblemente, encontró un médico que siguiera inyectando silicona en su cara. El doctor se limitó a dejarle una jeringuilla y la silicona para que ella misma se la colocara. Pero, cuando se le acabó el producto decidió inyectarse aceite de cocinar.

Ahora, Hang se ha hecho famosa en Corea y varias donaciones han permitido que se pueda operar para eliminar 260 gramos de sustancia extraña de su cara y cuello. Después de varias sesiones, los médicos han logrado reducir el tamaño de su rostro que ha quedado desfigurado y marcado para siempre por las cicatrices.



   Twittear

TAPA IMPRESA
encuesta
¿Qué sensación te produce que EE.UU haya espiado al Papa Francisco?
Bronca
Satisfacción
Indiferencia