POLICIALES |

 Horror en Pilar

21.08.2013   

Mató a su hijita para tener sexo tranquila

Aumentar Disminuir
Tamaño del texto
La casa donde vivían Yanina González y su hija Tiara en Presidente Derqui.
La casa donde vivían Yanina González y su hija Tiara en Presidente Derqui.

Edición impresa. Una niña de tan sólo 2 años murió en las últimas horas por severas lesiones en la cabeza como consecuencia de las brutales golpizas que padecía a manos de su propia mamá. 

Por Matías Resano

Madre asesina y demencial en Presidente Derqui. Una niña de tan sólo 2 años murió en las últimas horas por severas lesiones en la cabeza como consecuencia de las brutales golpizas que padecía a manos de su propia mamá.

Según informaron los investigadores a Crónica, la joven descarga su ira con la indefensa criatura porque la responsabilizaba de frustrarle sus vínculos amorosos y sus apetitos sexuales. La desnaturalizada progenitora fue finalmente detenida.

El Centro de Atención Primaria de la localidad bonaerense de Presidente Derqui fue el triste y lamentable escenario de la aberrante muerte de Tiara, una pequeña de apenas 2 años, que ingresó en estado agonizante en la madrugada del último sábado. La niña presentaba hematomas y escoriaciones en rostro y antebrazos, pero fue una fractura de cráneo la principal desencadenante del deceso. Así lo informaron los primeros resultados de la autopsia, que remarcaron que la causal de muerte fue “un paro cardiorrespiratorio traumático secundario de un traumatismo encefalocraneano y toráxico”. No se descarta que las lesiones hayan sido ocasionadas con un objeto contundente.

Semejante e irreversible cuadro fue desencadenado por las reiteradas y brutales golpizas propinadas por la madre de la víctima, identificada como Yanina González, de 22 años. Según informaron fuentes vinculadas a la investigación, mediante el aporte de testigos, González apelaba a las cobardes agresiones en represalia contra su hija, a quien consideraba una carga y un obstáculo para continuar con su vida sentimental y sexual.

LOS LLANTOS

Allegados a la familia reconocieron por lo bajo que a la joven la enfurecían los llantos de Tiara, normales a su edad y en demanda de necesidades básicas de alimentación e higiene. La mujer descargó su furia con la criatura, que arribó al centro de salud de primeros auxilios en estado inconsciente y prácticamente sin signos vitales. Poco después falleció en los brazos de una enfermera, que confesó: “No me lo olvidaré jamás”.

La desnaturalizada madre y su pareja residían en una vivienda situada en Portugal 121, del barrio El Toro, de la localidad de Derqui, junto a la niña, desde hace dos meses, provenientes de la localidad de Bella Vista. Por dicha razón, los vecinos coincidieron en reflejar que la joven no era muy conocida en la zona ni mantenía diálogo con ninguno de ellos, factores que obstaculizaron en principio la tarea de las autoridades policiales para determinar los responsables de la golpiza.

Sin embargo, fue mediante el testimonio de vecinos que se logró precisar la autoría de González, que fue detenida en las últimas horas acusada de “Homicidio calificado y agravado por el vínculo” por la UFI Temática de Violencia de Género de Derqui.

En tanto, su concubino hasta el momento no ha sido imputado, ya que logró demostrar ante los investigadores que se hallaba gran parte del día fuera de su domicilio por motivos laborales, mientras su mujer atacaba a su hijastra. Sin embargo, seguirá siendo objeto de investigación.



   Twittear

TAPA IMPRESA
encuesta
¿Qué sensación te produce que EE.UU haya espiado al Papa Francisco?
Bronca
Satisfacción
Indiferencia