Madrid, 20 sep . – La gestión de la emergencia generada por la erupción volcánica en la isla de La Palma, situada en el archipiélago español de las Islas Canarias, está siendo "ejemplar" y no se esperan víctimas mortales pese al potencial destructivo de los casi 20 millones de metros cúbicos de magma que saldrán a la superficie, afirmó en una entrevista con la agencia Sputnik el vulcanólogo Arnau Folch, miembro del centro de Geociencias de Barcelona.

"No es una erupción que preocupe en el sentido de que sea un volcanismo explosivo​​​. Afortunadamente la gestión está siendo ejemplar y no habrá que lamentar víctimas mortales. Por desgracia, sí habrá daños materiales. El flujo de lava se va a ir comiendo lo que encuentre a su paso: casas, carreteras, infraestructuras, tendido eléctrico… todo lo que vaya encontrando", señala el experto.

Tras sufrir más de 25.000 pequeños seísmos durante ocho días, en la tarde del domingo un terremoto de 4,2 en la escala Richter acabó abriendo dos fisuras estables en la corteza terrestre en la zona montañosa de Cumbre Vieja, al sur de la isla.

El material brota en una zona no poblada, pero su lento avance –700 metros por hora a más de 1.000 grados– amenaza a varias poblaciones donde viven unas 35.000 personas.

Alrededor de 5.000 vecinos ya fueron evacuados de sus hogares, y según las estimaciones ofrecidas por las autoridades locales, la lava ya engulló cerca de un centenar de viviendas.

La previsión de Arnau Folch es que "el material que brota a la superficie acabará formando una cola de lava que se desplazará pendiente abajo y se canalizará por depresiones y valles hasta llegar al mar".

"Ahora mismo hay dos fracturas principales por las que sale la lava y hasta ocho bocas eruptivas. Lo normal es que las secundarias se cierren y se consolide una boca principal. A su alrededor, la acumulación de material formará una montañita. Es decir: estamos ante un volcán nuevo en la zona volcánica de Cumbre Vieja. Habrá que buscarle un nombre", afirma.

UN FENÓMENO NATURAL

Pese a la situación de emergencia, Folch lanza un mensaje alejado del alarmismo, recordando que la erupción volcánica "es un fenómeno natural" en un territorio como las Islas Canarias.

De hecho, ante la formación de este nuevo volcán, recuerda "si ves una imagen de la zona en satélite se ve que hay muchos así, de un centenar de metros de altura más o menos".

"Lo que está pasando es que la naturaleza sigue su curso. Las Islas Canarias son volcánicas, y eso significa que recurrentemente hay erupciones. Lo que pasa es que se dan en una escala de tiempo de cada 50 o 100 años, y eso a escala humana parece excepcional, pero es normal en la naturaleza", dice.

Además, prosigue Folch, los movimientos sísmicos empezaron el día 11, lo que puso en alerta a las autoridades porque "ya se anticipaba que podía darse este aumento del magma hasta la superficie".

Aunque se declara sorprendido con la rapidez con la que ha acabado sucediendo, en solo nueve días, Folch destaca que las autoridades llevaron a cabo las evacuaciones a tiempo este domingo y que el riesgo de nuevas erupciones es bajo, por lo que "ahora mismo la situación está bastante controlada".

PUEDE DURAR SEMANAS

En lo referente a cuánto puede durar la erupción, Folch explica que ahora mismo los científicos no cuentan con datos suficientes para precisarlo, aunque los antecedentes apuntan a que pueden ser varias semanas.

"Sabemos cómo se han comportado en el pasado erupciones muy similares en La Palma. Ha habido otras siete, esta es la octava. Lo más probable es que esto dure varios días. No sabría decirte si una semana o cuatro. En principio, esta erupción se parece bastante a la del Teneguía en 1971, que duró 24 días", apunta.

Uno de los puntos de preocupación en estos momentos es la calidad del aire. Según la primera estimación del Instituto Volcanológico de Canarias, en su primer día de erupción el volcán emitió entre 6.000 y 9.000 toneladas de dióxido de azufre. A eso se suma que en la zona de las fisuras hay una columna de humo y ceniza que alcanza los 500 metros de altura.

"Sí que hay un impacto en la calidad del aire, pero está localizado. De momento no hay que temer una extensión a toda de la isla, aunque hay que vigilar hacia dónde van los vientos en los próximos días para ver si algunas áreas pueden ser afectadas. Lo que sí recomendaría es que la gente tuviera prudencia: que no se acerque demasiado para fotografiar la lava, porque los gases son tóxicos y hay que ir con cuidado", apunta Folch.

Fuente: Sputnik

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos