La isla española de La Palma, en el archipiélago de las Islas Canarias, estará bajo un aviso amarillo por fuertes lluvias desde las 23:00 GMT del jueves, según el sistema de alertas de la Agencia Estatal de Meteorología española (AEMET).

“Se podrá llegar en determinados momentos a 15 litros por metro cuadrado a la hora​​​. Si te coge en una vaguada (...) tenemos un problema”, avisó el portavoz del comité técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, sobre esta alerta que durará toda la jornada del viernes en el oeste del archipiélago.

Morcuende lanzó varias advertencias a la población de cara a la jornada del viernes, para que no se exponga en zonas de evacuación de aguas por el peligro que ello supondría y añadió que este jueves se decretarán medidas “particulares para la zona sur de la emergencia”, cuando se disponga de una previsión meteorológica más cercana en el tiempo al fenómeno adverso.

Anteriormente, la portavoz científica del Pevolca, Carmen López, informó asimismo de que continúan los vientos de componente oeste, lo que empuja la nube de cenizas hacia el este de la isla de La Palma, que es precisamente donde está el aeropuerto, que lleva cinco días seguidos cerrado.

El operador aeroportuario español, Aena, no informa en su twitter de una posible reapertura y solo explica que el personal de la instalación se está dedicando a limpiar las pistas de ceniza y que se reabrirá “cuando las condiciones meteorológicas lo permitan”.

Respecto a los indicadores del volcán, tanto la sismicidad; como el tremor, que ha descendido; como los niveles de dióxido de azufre que siguen en su línea descendente iniciada a finales de septiembre, llevan a los expertos a emitir un diagnóstico de situación bajo control, aunque sin vaticinar para cuándo se podría empezar a hablar del fin de las erupciones.

El último delta lávico en formarse, que comenzó a hacerlo hace apenas dos días y es el que más al norte de la costa está, gana terreno a gran velocidad y suma ya cinco hectáreas, según informó Carmen López.

Se trata del día número 66 de las erupciones y del día número 72 de la emergencia.

El presente volcán, que aún no ha recibido ningún nombre específico, ya supera con estos registros al más largo en erupciones de los últimos 400 años en la isla, el volcán de San Antonio, también llamado de Fuencaliente, que erupcionó durante 66 días a finales de 1677.

La superficie cubierta por la lava en el valle afectado, el Valle de Aridane, es a fecha de este miércoles de 1.088,84 hectáreas.

Fuente: Sputnik