La decisión de eliminar todos los visones en Dinamarca para evitar la propagación del coronavirus fue la única correcta, declaró este jueves la primera ministra danesa, Mette Frederiksen.

"Puedo decir mucho, pero lo más importante es que la decisión de eliminar todos los visones fue acertada", dijo Frederiksen en una rueda de prensa antes de intervenir en una sesión de una comisión que investiga las acciones del Gobierno que llevaron a la matanza de esos mamíferos​​​.

Frederiksen debe responder a las preguntas de los miembros de la comisión que ha estudiado durante un año si hubo una necesidad urgente de destruir toda una rama de la industria de Dinamarca, al sacrificar cerca de 17 millones de visones. Los granjeros de todo el país manifestaron su indignación y están buscando la manera de una mayor compensación por los negocios perdidos.

La jefa del Gabinete danés será la última persona en testificar ante los miembros de la comisión, con un total de más de 60 personas en la lista, quienes prestaron declaraciones de octubre a diciembre. Además de Frederiksen, se incluyeron varios miembros del Gobierno: los ministros de Justicia, de Salud y de Finanzas.

La decisión de llevar a cabo una investigación se tomó hace un año por los miembros del Parlamento, organismo que se encargará de utilizar las conclusiones del estudio.

A principios de noviembre de 2020, las autoridades danesas instaron a sacrificar a todos los visones criados en el país, entre 15 y 17 millones en total, después de que en algunas granjas se registrara una variante mutada del coronavirus.

La eliminación de los animales fue criticada por expertos que advertían de una amenaza de catástrofe ecológica.

En particular, el Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia señaló en su informe que la descomposición de los millones de visones enterrados en varias regiones danesas para contener la propagación de la nueva variante del coronavirus puede contaminar las aguas subterráneas.

A su vez, las autoridades explicaron que esta decisión se debió a la necesidad de eliminar los visones de inmediato para evitar la propagación del virus.

En diciembre pasado, Dinamarca aprobó una ley que prohíbe criar visones en el reino hasta el 31 de diciembre de 2021.

En enero de este año, el Parlamento danés acordó los pagos a los afectados, que debían ascender a 18.800 millones de coronas (hasta 3.070 millones de dólares).

El Gobierno tuvo que admitir que no tenía derecho legal a exigir el sacrificio de animales a los propietarios de granjas antes de que fuera aprobada la ley correspondiente.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19