Denuncian a chofer por manejar drogado un micro escolar

El hombre fue detenido por conducir temerariamente su vehículo desde Sierra de la Ventana hacia Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires. Hubo estudiantes descompuestas y padres indignados.

El micro tenía como destino final la terminal de Bahía Blanca.

Compartir

Un chofer de micro que llevaba a un grupo de egresados fue detenido por la policía bonaerense en la localidad bonaerense de Bahía Blanca por conducir bajo los efectos de drogas y a alta velocidad, situación descubierta tras la denuncia de los propios pasajeros.

Se trata de Javier Alberto Argüello, quien en la noche del martes trasladaba a un grupo de egresados desde la ciudad de Sierra de la Ventana hacia Bahía Blanca en un micro de la empresa JetMar. Además de los jóvenes, en el micro iban 4 adultos que advirtieron de la situación en pleno viaje.

Al arribar a la ciudad, un móvil policial tomó conocimiento, demoró al micro y lo escoltó desde las primeras cuadras de la avenida Alem hasta la terminal. Al llegar Control de Tránsito le realizó los controles correspondientes, los cuales arrojaron positivo en marihuana y negativo en alcoholemia.

Según explicaron las fuentes, los padres de los jóvenes realizarán la denuncia correspondiente en Fiscalía. A Argüello se le labró una infracción a la ley 13.927 y se le retuvo la licencia de conducir.

En tanto, Ángel Vargas, padre de una de las chicas que viajaba en el colectivo, dijo que lo primero que quería "buscar" era a su hija, la que tuvo una "crisis de nervios" y que quería "el cuello del colectivero".

El hombre le relató a un medio local que se enteró de los problemas durante el viaje gracias a los mensajes que su hija le mandaba a su hermana y que él podía leer.

En el relato del viaje de Sierra de la Ventana a Bahía sobresalen varias oportunidades que se excedía el límite de velocidad, que en los colectivos suele indicarse con una chicharra, conducción temeraria, profesores reclamando que vayan más despacio y varios alumnos descompuestos.

"En un momento hasta tuvieron que parar porque una de las chicas se había desvanecido, estaba muy mal", relató Vargas.

Varios padres, continúa el relato, se pusieron en contacto y fueron a la Terminal, pero se enteraron que el colectivo de la empresa JetMar estaba en Alem y Hernández bajo supervisión policial.

"Una vez que vi que mi hija estaba bien, quería el cuello del colectivero. Varios profesores intentaron tranquilizarnos", agregó y dijo que ese viaje lo suelen hacer todos los años los alumnos de 16 y 17 años de la Media 14.

"A mi hija le agarró una crisis de nervios y hasta las 5 no se pudo dormir. Yo pensé que me moría. En ese momento quería la cabeza del tipo en una bandeja", agregó el hombre.

Lo más importante del día

Ver mas noticias