El "sátiro del probador" las desvestía y filmaba

Ocurrió en Morón. El depravado se hacía pasar por gay y manoseaba a las clientas de su local. Fue detenido tras la denuncia de una joven de 22 años. 

El comercio está ubicado en una galería de Rivadavia y 9 de Julio.

Compartir

Cayó "el sátiro del probador". Se hacía pasar por gay y manoseaba a las clientas e incluso las filmaba desnudas. Una joven de 22 años llamó a la policía desde el local y lo detuvieron. Luego se supo que ya había pasado con otras chicas meses atrás. Milagros fue el sábado al local ubicado en la galería de Rivadavia y 9 de Julio, en Morón, donde solía comprarse ropa. Alrededor de las cinco de la tarde su mamá la acompañó y estuvo casi una hora probándose remeras, jeans y vestidos.

Antes de irse Jorge, el encargado del local, le insiste en que se probara un último vestido. "La ropa que tenemos acá queda mucho mejor sin corpiño, haceme caso", le dijo Jorge con el vestido en mano para que se lo probara. Ante la insistencia del encargado se lo probó. Según el relato de la chica, mientras se lo estaba por poner, Jorge entra al vestidor y le baja el vestido a la cintura.

"Mientras me intento tapar veo que tiene el celular en el bolsillo filmando contra el espejo. Me estaba filmando desnuda. En eso empiezo a gritar y sale del probador", contó Milagros a la prensa. "Salgo descalza del local, mi mamá empieza a preguntar qué pasó y Jorge dice que iba a llamar a la policía. Inmediatamente llamé yo, porque yo no había hecho nada malo", dijo la joven de 22 años.

La policía lo detuvo por unas horas. Cuando Milagros va a hacer la denuncia a la comisaría se entera que una chica contó una situación similar en mayo de este año. "Ella hizo una denuncia en las redes sociales además de denunciarlo. Y sabemos de otras chicas a las que les pasó lo mismo pero son menores de edad", agregó.

Milagros contó que los dueños de la galería se solidarizaron con ella y hablaron con el dueño del local que le alquilaba al agresor. "El dueño rescindió el contrato y ya lo cerraron", contó. "Nunca me había puesto a pensar cómo reaccionar ante una situación así. Creo que hice lo correcto. A mí me enseñaron que lo que sea que vos no hayas dado tu consentimiento está mal. Si no te gustó, si no dijiste que sí, entonces está mal", explicó Milagros.

Cuando Valentina escuchó el relato de Milagros en la televisión se dio cuenta de que era exactamente igual a lo que ella había vivido hace cuatro meses. "Fue muy insistente en que me pruebe un mono que era muy escotado. Después de tanta insistencia, accedí. Pedí ayuda porque el mono se cierra en el cuello y él entró. En vez de atarme me bajó el vestido a la cintura y empezó a manosearme", contó Valentina a la prensa.

"No lo denuncié en su momento pero después de enterarme de lo de Milagros hice la denuncia", contó. 

Lo más importante del día

Ver mas noticias