Niños que sólo esperan una familia que los quiera

Los trámites engorrosos y grandes prejuicios entorpecen un gran acto de amor como es el de adoptar.

En el registro de aspirantes hay más de 5.000 inscriptos.

Compartir

Por Conrado Moreno 
@conramoreno 

El debate por la despenalización del aborto en la Argentina, introdujo en la agenda otro tema que sigue siendo casi desconocido y del cual no se tiene la información suficiente para discutir en profundidad: la adopción. En la actualidad, cerca de 150 menores de edad aguardan por una familia.

Se trata de casos en los que el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (RUA) ya agotó la búsqueda entre los más cinco mil inscriptos, por lo que abrió una instancia de convocatorias públicas. Y es que son niños que forman grupos de hermanos, adolescentes o pequeños con alguna discapacidad o enfermedad. Entonces, nadie pide por ellos.

Las estadísticas de los que quieren adoptar son abrumadoras: de los 5412 legajos vigentes, el 90% busca bebés menores de un año, mientras que apenas el 0,8% adoptaría a un niño mayor de 12 años. Por otra parte, el 44% no aceptaría hermanos ni hermanas y solo el 5% estaría dispuesto a adoptar a tres hermanos o más.

En tanto, y sobre el total de las inscripciones vigentes, el 85% expresó la negativa de adoptar niños, niñas o adolescentes con discapacidad o alguna enfermedad. Florencia Alifano es licenciada en Psicología (Matrícula Nº 67035), investigadora científica y escritora y fue adoptada ni bien nació.

El año pasado lanzó su libro "La hija", en el que narra su historia y la búsqueda de su madre biológica. Ella sostiene que la adopción es una materia en la que hay que trabajar mucho y que es necesario pulir su legislación. "Hay muchos prejuicios y mitos sobre los chicos adoptados. Desde ese aspecto hay que empezar a trabajar para cambiar las cosas. Hay que educar a la gente sobre temas de adopción porque se sabe muy poco y cuando se habla, la mayoría de las veces se lo hace desde la ignorancia", apunta Alifano.

Lo cierto es que, tampoco a nivel institucional la adopción está en el plano debido. Mientras que se registran más de cinco mil postulantes en el país, por año se otorgan menos de 500 adopciones. Una de las causas de la desproporción entre ambas partes es el trámite requerido que debe hacer toda aquella persona o pareja que desea recibir a un niño o adolescente.

"Uno tiene que pasar por tres juicios para que te den una adopción, cuyo proceso completo puede durar entre tres y cuatro años", apuntó Alifano.

Proceso complicado

Ariel Fernando Medeot, abogado de familia (M.P T° XI F°943) asegura que el trámite de adopción es un proceso muy engorroso. Una vez que la persona o pareja se postula, se espera a que se declare a un menor de edad en situación de adoptabilidad, para que el juez que dicta la resolución inicie la búsqueda entre los inscriptos.

"Se pueden anotar matrimonios, integrantes de una unión convivencial o una única persona, aunque tienden a beneficiar más a una pareja estable y definida. El postulante debe tener una edad mínima de 25 años y tener cinco de residencia en el país, salvo los argentinos y natualizados", explica Medeot, quien subraya que la inscripción actúa como condición necesaria para la postulación.

Por último, entre los más de cinco mil postulantes, solo el 15% adoptaría a un chiquito con algún nivel de discapacidad o enfermedad crónica. Entonces, ¿en qué momento el deseo de ser padre o madre queda subordinado al deseo de querer un hijo ideal?

Lo más importante del día

Ver mas noticias