Retiran tres vagones de la línea B por presencia de material cancerígeno

Autoridades expresaron su "profunda preocupación" por la existencia de la sustancia y sacaron formaciones de circulación. La frecuencia del transporte no se vio afectada.

Compartir
Confirmaron la existencia de amianto en dos modelos de tren. 

Subterráneos de Buenos Aires y Metrovías informaron este martes que retiraron de circulación tres formaciones de la Línea B adquiridas al Metro de Madrid, luego de que la empresa española confirmó "la existencia de amianto en dos modelos de tren", un material cancerígeno prohibido en ambos países.

El comunicado informó que se "exigió al metro español que confirme la presencia de este mineral" en las formaciones (usadas) modelo CAF 5000 "compradas en 2011 para hacer frente a la extensión de la línea, las necesidades de renovar el material rodante y la mejora de la frecuencia".

El organismo estatal y la empresa concesionaria del Subte porteño afirmaron que "este componente no representa riesgo para los pasajeros ni para los operarios si no es manipulado".

En tanto, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro expresó "profunda preocupación" por el material en coches de la Línea B.

En un comunicado firmado por el secretario general, Roberto Pianelli, y el adjunto, Néstor Segovia, la Asociación "expresa su profunda preocupación respecto a la presencia de asbesto, una sustancia extremadamente cancerígena, en los trenes CAF 5000, comprados de segunda mano al Metro de Madrid y puestos a circular en el año 2013". 

El asbesto está prohibido en España, así como en Argentina desde 2001. Desde el Metro de Madrid aseguraron que los pasajeros no corren riesgo y que los trabajadores deben recibir "la formación necesaria para evitar el peligro".

El viernes, el portal del diario El Mundo de España publicó que "la dirección del Metro de Madrid confirmó la existencia de amianto en dos de los modelos de tren que circulan por la red, concretamente por las líneas 1, 6 y 9".

La sustancia cancerígena se encuentra en el recubrimiento de "un pequeño componente eléctrico" situado en la parte inferior de los vagones al cual los viajeros "no tienen acceso", por lo que "no supone ningún peligro", según un portavoz del metro español.

El vocero dijo que, como sólo la manipulación representa un riesgo, "se ha informado y formado a los trabajadores para que conozcan esa presencia y sepan cómo actuar".
La empresa comunicó que las dos series afectadas -la 2000 y la 5000- "paulatinamente está siendo renovadas".

Metrovías aseguró que con la quita de estas tres formaciones de seis coches cada una -18 coches en total- "la frecuencia de la línea no se verá afectada", ya que siguen funcionando normalmente las otras 24 que prestan servicio en el recorrido entre Leandro N. Alem y Juan Manuel de Rosas.

Lo más importante del día

Ver mas noticias