El Papa llamó al diálogo para evitar una crisis humanitaria

Ante una colmada Plaza de San Pedro, Francisco volvió a manifestar su preocupación por la guerra en Siria. Previamente recibió una moto personalizada, la cual será subastada para beneficio.

Francisco, llamó al diálogo para evitar una crisis humanitaria.

Compartir
Miles de personas comenzaron en los últimos días a volver a Siria, luego del exilio forzado que motivó la guerra entre las fuerzas del gobierno, los rebeldes y los terroristas.

En ese marco, el papa Francisco hizo un llamado al diálogo y pidió que haya negociaciones para evitar una nueva “catástrofe humanitaria”.

“El viento de la guerra sopla aún y nos llegan noticias inquietantes sobre el riesgo de una posible catástrofe humanitaria en Siria, que llevamos en nuestro corazón, en la provincia de Idlib”, expresó el Pontífice tras rezar el Ángelus, ante una colmada Plaza de San Pedro.

Por eso, renovó su pedido “a la comunidad internacional y a todos los actores involucrados para que utilicen los instrumentos de la diplomacia, del diálogo y de las negociaciones, en el respeto del derecho humano internacional y para proteger la vida de los civiles”.

Las palabras de Francisco hicieron referencia a la tensión creciente en torno a Idlib, donde el gobierno sirio acumula fuerzas militares para enfrentar a los insurgentes, en su último bastión en el noroeste del país. En esa región también hay infiltrados grupos terroristas.

Regalo
En la previa a la tradicional ceremonia religiosa de los domingos, el Papa recibió un presente: una moto Vespa personalizada.

El presente fue otorgado por una pequeña delegación de participantes del II Encuentro Internacional Roma Caput Vespa, que se realizó en la capital italiana, quienes le llevaron al Pontífice una unidad del popular vehículo de fabricación local: una Vespa 50R original, de 1971.

Su matrícula es BF362918, cuya B es por Bergoglio, la F por Francisco, 36 por el año en que nació y 2918, por la fecha de ayer, cuando se la entregaron. La moto fue donada por el Club Vespa nel Tempo, que organiza y promueve el encuentro de motociclistas, en conjunto con el Vespa Club d’Italia. Sin embargo, Francisco no se quedará con ella, ya que fue entregada al administrador de limosnas del Vaticano, quien se encargará de subastarla.
El Papa, junto a las personas que le obsequiaron la moto Vespa.
Lamborghini
En mayo pasado, fue subastado el auto de lujo que le habían regalado a Francisco. El Lamborghini Huracán cupé fue vendido en unos 850.000 dólares.

Lo más importante del día

Ver mas noticias