El polémico presidente de Filipinas se peleó con todos, hasta con Dios

Rodrigo Duterte, tristemente célebre por sus actos y frases misóginas, y por insultar al Papa Francisco, ahora trató de "estúpido" al Señor.

El filipino volvió a sorprender con sus nefastas declaraciones.

Compartir

Llamarlo "polémico" ya le queda chico. El presidente filipino, Rodrigo Duterte, no deja de sorprender con sus exabruptos y comentarios desubicados. Alguna vez insultó al ex mandatario yanqui Barack Obama y el papa Francisco tampoco se salvó de su filosa lengua. Ahora, dio un paso adelante y se la agarró con el mismísimo Dios.

Como parte de su pelea con la Iglesia católica, el jefe de Estado, quien se define como católico, aseguró que Dios es "estúpido" y que la historia de la creación contada en La Biblia tiene fallas. En ese sentido, aseguró que le parecía absurdo que Dios creara algo "perfecto" y que luego permitiera a los primeros humanos, Adán y Eva, lo arruinaran engendrando el pecado al morder el fruto prohibido.

"¿Quién es ese estúpido Dios? Tú creas algo perfecto y luego inventás algo que tiente y destruya la calidad de tu trabajo", expresó durante una cumbre en Davao, dijo el mandatario en un discurso durante la inauguración de la Cumbre Nacional de Tecnologías de Información y Comunicación 2018 en la ciudad de Davao, en la que también apuntó contra el concepto de pecado original. "No puedo aceptarlo, es una proposición muy estúpida. ¿Qué pecado?", siguió.

Pese a sus descalificaciones, Duterte aclaró que cree que existe una "mente universal", aunque agregó: "Hasta qué punto llega su influencia... Saben, no puedo imaginarlo como un ser humano a imagen de Dios".

Una boca muy sucia

El historial de barbaridades dichas por este hombre alcanzó a las más encumbradas figuras internacionales. Una de sus víctimas fue el Papa, a quien llamó "hijo de p...", por haber provocado embotellamientos durante la visita del Pontífice, en enero de 2015, al país, en el que 80 por ciento de su población es católica. De la misma manera definió a Obama, aunque después pidió disculpas.

Por último, otra de sus más perversas frases fue sobre los derechos humanos, de los que dijo que había que "tirarlos a la m...".

Lo más importante del día

Ver mas noticias