Temas para ver

Seguí a Crónica

Intentan determinar si hubo un tercer ladrón en el caso de la policía baleada

La hipótesis de la Justicia se debe a que se encontró, en el auto de la víctima, la huella dactilar de un preso que, en julio de 2020, fue beneficiado con libertad asistida. El ataque ocurrió en Berazategui.

Este es uno de los delincuentes que fue detenido por los investigadores en los distintos allanamientos.

Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Los investigadores del caso en el que resultó herida de gravedad la subteniente Melisa Gisele Rossi Galarza, de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, tras ser baleada por dos motochorros, intentan determinar si hubo un tercer delincuente involucrado en el episodio, ocurrido el jueves pasado en la localidad bonaerense de Berazategui. Esta hipótesis de la Justicia se fundamenta en el que, en el automóvil de la víctima, se detectó la huella dactilar de un preso, que salió de la cárcel en julio de 2020, al haber recibido el beneficio de la libertad asistida. Hasta el momento, hay un detenido por el violento suceso.

Voceros del departamento judicial de Quilmes revelaron a cronica.com.ar que los peritos de la Policía Científica, al revisar el Ford Fiesta de la oficial, establecieron que había un rastro dactilar de un individuo, de 25 años, quien gozaba del mencionado beneficio desde julio pasado.

Por este motivo, los funcionarios procuran determinar el origen de esa huella dactilar.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, los servidores públicos de la Dirección Departamental de Investigaciones (D.D.I.) de Quilmes, al cabo de una serie de allanamientos, habían apresado, por el brutal ilícito, a dos sujetos llamados Franco Nicolás y Carlos Alberto, apodados Tuerca y Poroto, respectivamente, pero el primero de ellos quedó detenido, mientras al restante se lo liberó, aunque continúa involucrado en forma preventiva en el expediente.

Rossi Galarza, destinada en el Comando Patrulla (C.P.) de Berazategui, permanece internada en terapia intensiva en una clínica en el barrio porteño de Villa Crespo, luego de haber sido alcanzada por tres certeros proyectiles.

El dramático hecho, tal como publicamos, se produjo a las 19.45 del jueves pasado cuando dos motochorros armados, en un robo, agredieron a disparos a la víctima, quien estaba en un kiosco en el cruce de 128 y 4A, en Berazategui, y que padeció la pérdida del ojo derecho, una seria lesión en la mano izquierda y también una herida de bala en la cadera.

Intervino en la causa, que fue caratulada “Robo agravado y homicidio en grado de tentativa”, el doctor Daniel Ernesto Ichazo, fiscal de la Unidad Funcional N° 1 de Berazategui, dependiente de los tribunales de Quilmes.

F.V.

Lo más importante del día