Los detalles de una intensa jornada de reuniones para Macri

Los salientes Francisco Cabrera y Juan José Aranguren participaron. Por la oficina del presidente también pasó de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti. Pese a la crisis, hay cierto optimismo en el oficialismo.

Francisco Cabrera y su sucesor en el ministerio de Producción, Dante Sica.

Compartir

En el amanecer de una semana agitada, el presidente Mauricio Macri pivoteó durante gran parte de la mañana de la Casa Rosada entre el equipo que comienza a armar y el que sigue desmembrando, de cara a la nueva etapa de economía política, tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Desde temprano, cerca de las 10 de la mañana, llegaron al despacho presidencial los flamantes funcionarios. Primero fue el turno de Dante Sica, el nuevo ministro de Producción, mientras que más tarde -y junto a su ex jefe y ahora colega del gabinete Guillermo Dietrich- lo hizo el ex titular de Vialidad Nacional, Javier Iguacel.

En el primer turno estuvo la reunión que el presidente mantuvo con uno de los hombres que más sostuvo a lo largo de los 30 meses que lleva su gobierno nacional: Juan José Aranguren. El ex presidente de Shell, que sobrevivió todos los pedidos opositores de renuncia (por las subas desmesuradas y bloqueadas en la Justicia durante 2016, por sus empresas off shore, por mantener su dinero en el exterior, y un largo listado de etcéteras) cayó durante el fin de semana en medio de un enrarecido clima, que tendría a todo el plan de ajuste tarifario en danza.

El propio Presidente de la Nación reconoció en una entrevista del fin de semana que “todavía falta un tercio de la quita de subsidios energéticos”, con lo cual sería difícil que se frenen los aumentos previstos: en octubre, volverían a subir la luz y el gas, mientras que el ya desandado acuerdo por el precio de la nafta todavía espera nuevos términos.

El encuentro, según pudo saber “Crónica”, fue por demás breve. Apenas diez minutos para los detalles de la decisión del mandatario, que no se filtró a la opinión pública. Luego fue el turno del saliente encargado de Producción, quien compartió el tiempo junto a su reemplazante Dante Sica. En ese caso, el encuentro fue algo más largo, aunque Cabrera ya sabía desde el sábado de boca del presidente los motivos de su eyección del cargo.

El enrarecido clima del gabinete nacional, donde nadie tiene la confirmación oficial de su continuidad, siguió en la jornada de este lunes, cuando los cuatros implicados (los dos que salieron y los que llegaron) salieron en pares sonrientes, sin hablar con la prensa pero dejando una imagen política de peso.

Otros dos ministros que cansaron los pasillos del palacio de gobierno, del pequeño puñado que siente seguridad en su puesto, fueron el de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne y el de Trabajo, Jorge Triaca. Según contaron voceros a “Crónica”, saludaron a los nuevos integrantes del gabinete y conversaron brevemente con el mandatario sobre cuestiones de agenda.
 

Misterioso encuentro con Lorenzetti

Por la oficina de Macri también pasó el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, quien conversó algunos minutos con el mandatario nacional. La versión oficial dice que dialogaron sobre la presentación del nuevo proyecto de Código Penal, previsto por la Casa Rosada en un acto del próximo jueves.

Sin embargo, el cruce entre voceros del juez y sus pares de la diputada Elisa Carrió fogonearon también las especulaciones. Se llegó incluso a decir que Lorenzetti descartaría continuar al frente de la Corte (debe ser reelecto en diciembre), algo desmentido por fuentes extraoficiales.
 

Arenga del Pro a sus dirigentes

En medio de los cambios en el gabinete, el regreso al FMI y la fuerte caída de imagen de Cambiemos, el Consejo Nacional del PRO se reunió durante varias horas en el hotel NH City porteño.

Del encuentro, cerrado a la prensa, participaron las autoridades del partido gobernante y sus principales figuras políticas, como María Eugenia Vidal, Horacio Rodriguez Larreta, Rogelio Frigerio y Marcos Peña. También el presidente del partido a nivel nacional, Humberto Schiavoni, su par porteño, Francisco Quintana y el viceministro del Interior, Sebastián García De Luca.

Según contaron asistentes a Crónica, en el mitín se buscó dar un mensaje de optimismo a los dirigentes, aunque se aceptó que se transitan momentos difíciles. Como era de esperarse, las miradas estuvieron fijas sobre Nicolás Dujovne, el hombre que negoció personalmente el acuerdo con el Fondo. “En este momento de dificultad es cuando tenemos que demostrar de qué estamos hechos y para qué estamos acá. El esfuerzo va a hacer que nuestros hijos vivan mejor que nosotros y nuestros nietos mejor que nuestros hijos”, arengó la gobernadora bonaerense.

Hay que bancar al gobierno y militar más que nunca”, dijo Frigerio. Una de las voces más esperadas fue la del ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, quien habría asegurado que los números se acomodarán en cuanto comience a desarrollarse el pacto con el FMI, y eso aseguraría la reelección presidencial.

Otro de los presentes contó a Crónica: “nos hacía falta una reunión así. Pudimos escuchar a los principales dirigentes por el rumbo político, y a Dujovne por el plan económico”.

Lo más importante del día

Ver mas noticias