Preocupa al gobierno el Gran Buenos Aires

Lo aseguró Carolina Stanley, la ministra de Desarrollo Social en un dialogo que mantuvo con Crónica en Morón. 

El gabinete de Desarrollo Humano, en Morón.

Compartir

Por Gabriel Calisto 
@gcalisto 

"Nos preocupa el conurbano". La sentencia, clara, corresponde a Carolina Stanley, la ministra de Desarrollo Social de la Nación. Tras recorrer distintos barrios de Morón junto a otros ministros, la funcionaria dialogó con Crónica del difícil presente que atraviesa muchas familias.

La actividad formó parte de la agenda del "gabinete de desarrollo humano", que integra Desarollo Social junto a Trabajo, jefatura de gabinete, Educación, Cultura y la Anses. Las reuniones para coordinar el trabajo interministerial se hacían primero en la Casa Rosada, y ahora comenzaron a realizarse directamente en el territorio, donde se reúnen con referentes de los distintos programas y vecinos para evaluar las experiencias de asistencia social.

Ahora fue el turno del barrio Gardel, del oeste del conurbano. "Es la zona que más nos preocupa, junto a otros conurbanos como el de Rosario. Allí impacta con fuerza, y esto lo ha dicho el propio Presidente, dos cuestiones difíciles: por un lado, la inflación, que ya sabemos que es el impuesto más injusto que tiene que soportar los pobres de nuestro país; y relacionado a eso también, la paralización de los trabajos informales (las changas), que muchas veces complementaban el ingreso de las familias de esos distritos", agrega en diálogo con Crónica.

Respecto de las medidas que el Ejecutivo piensa tomar como paliativos para los sectores carecientes, la ministra destaca el aumento que se otorgó a diversos planes sociales, mayor a lo previsto. Y también señala que "se reforzó mucho la asistencia a comedores sociales", en una tarea que se combinó en algunos casos con movimientos sociales (que mantienen el reclamo de la "emergencia alimentaria) y en otros directamente con la Iglesia y los curas villeros.

Respecto del vínculo con los nuevos piqueteros, Stanley apunta que no hay fecha prevista para una nueva reunión, algo que los "cayetanos" exigieron también en la última y masiva movilización que realizaron el pasado 7 de agosto, acompañados asimismo por sectores gremiales y políticos.

"Seguimos dialogando, porque hay temas que trabajamos en común, desde los merenderos que coordinan ellos hasta el trabajo con adicciones que también compartimos en muchos barrios. Pero claramente en la cuestión política no pensamos igual, lo que no implica que no trabajemos juntos", apuntó la ministra, tomando distancia del sector que tuvo duras críticas por ejemplo contra el acuerdo con el FMI.

Lo más importante del día

Ver mas noticias