Preocupación, algo que tienen en común la CGT y el FMI

A la central obrera la desvela el ajuste; al Fondo, la creciente inflación. En el encuentro, la mesa chica cegetista planteó su malestar por el acuerdo.

Los funcionarios del Fondo y los sindicalistas mantuvieron un encuentro respetuoso y cordial.

Compartir

Por Luciano Bugner
@lucianobugner

La mesa chica de la CGT -con la ausencia del triunviro Héctor Daer, de viaje- se reunió, en la sede de la construcción, con Roberto Cardarelli, economista del Fondo Monetario Internacional (FMI). Mientras la central obrera mostró preocupación por el acuerdo y el ajuste, el subordinado de Christine Lagarde también dejó su sello preocupante: creen que el gobierno no cumplirá con la meta de inflación.

El anfitrión Gerardo Martínez y sus pares cegetistas José Luis Lingeri, Andrés Rodríguez, Omar Maturano, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid se reunieron con Roberto Cardarelli por un lapso de dos horas. En el encuentro, la mesa chica de la CGT planteó preocupación por el acuerdo y el ajuste, ya que "se dijo que el Fondo puso condicionamientos para auxiliar financieramente a la Argentina. Pediremos que expliquen los reales y no los que leyeron ante la prensa", se escuchó de un dirigente gremial antes de que empezara la reunión.
 

Impacto social

Entre los puntos que la central obrera puso sobre la mesa se destacó le preocupación por el impacto que tendrá la negociación con el empleo, "teniendo en cuenta la inflación y el contexto macroeconómico, como la disparada del dólar", le confirmaron a "Crónica" desde la Uocra.

Los dirigentes sindicales, además, pidieron que continúen los programas de asistencia social, los que, en boca de Cardarelli, "está previsto que se incrementen".

Otro de los pedidos de la central obrera fue la convocatoria a una mesa de diálogo social ampliada institucionalizada, la cual contaría con representantes del gobierno, de las centrales obreras, empresarios, dirigentes de la oposición y referentes sociales.

Si bien el FMI no brindó detalles sobre este punto, la CGT exigió que "parte del dinero sea para el mercado interno, no sólo a tapar agujeros. Hay que mantener y reactivar la actividad económica", dijeron fuentes sindicales.

No se ocultó la preocupación por una reforma laboral, la cual fue negada por Cardarelli, asegurando que el FMI no va a exigirle al gobierno un proyecto en ese sentido.

La Uocra en particular se mostró preocupada en búsqueda de sostener el nivel de obra pública. "La construcción fue el motor de la economía el año pasado", confirmaron desde el gremio. En esa línea, los dirigentes del Fondo presentes en Belgrano 1800, esquivaron el tema.

En diálogo con "Crónica", Omar Maturano, lider de La Fraternidad, subrayó que "no nos vamos tan tranquilos", agregando que "nunca es bueno recurrir al Fondo". Asimismo, confirmó que "la reforma laboral no va a pasar".

De pocas palabras, Cardarelli (acompañado por los economistas Joyce Wong y Paolo Didine) resumió: "Escuchamos la visión que tienen sobre la situación económica y acordamos reunirnos en los próximos meses".

El economista, además, disparó que "la inflación tiene que bajar. Creemos que va a bajar en el próximo año". Puertas adentro, el FMI confía más en cumplir con la reducción de la meta fiscal.

Por último, los representantes del Fondo detallaron que el crecimiento del 1,5% previsto para el año que viene vendrá de la mano del sector agropecuario, y volvieron a disparar contra Cambiemos, al pedir una reforma a la Carta Orgánica del Banco Central, porque "es necesario dar un mensaje de independencia, credibilidad y previsibilidad".

Lo más importante del día

Ver mas noticias