Suspenden pacto por el empleo

El denominado "acuerdo marco nacional para el cuidado de empleo, la productividad y el salario" entre el gobierno, empresarios y la CGT, que iba a tener lugar este jueves, fue postergado hasta nuevo aviso.

La CGT y el gobierno siguen distanciados, pese al diálogo.

Compartir

Por Luciano Bugner
@lucianobugner

El encuentro tripartito entre el gobierno, empresarios y la CGT tendrá que esperar hasta nuevo aviso. El trascendido "Acuerdo marco nacional para el cuidado de empleo, la productividad y el salario", que iba a tener lugar este jueves, fue postergado ya que "no están dadas las condiciones respecto de una convocatoria de tal alcance", le dijeron a "Crónica" desde el sector empresario. En Azopardo, en tanto, deslizaron que "ni siquiera nos dieron un escrito para leer". Cambiemos sigue negociando.

La semana pasada, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, encabezó una reunión que sentó, en la misma mesa, a representantes del Ejecutivo y de la Confederación General del Trabajo. En los últimos días el encuentro tuvo, cara a cara, a funcionarios y empresarios. El objetivo de la cartera laboral era sentar a las tres partes para avanzar, capítulo a capítulo, en la reforma laboral. El día acordado era este jueves, pero todo quedó en puntos suspensivos.

Fuentes diversas del sector empresario consideraron que "no están dadas las condiciones respecto de una convocatoria de tal alcance, sobre todo por los pronósticos de economistas de variopinta gama en cuenta los próximos meses". En comunicación con "Crónica", distintos empresarios señalaron que "el común denominador es que la recesión de mínima se estima con intensidad hasta marzo de 2019 y sin tope en cuanto a su extensión, léase: consideran que es de mediano y largo plazo".

Otros empresarios no dudaron en considerar que "ni siquiera existió un sondeo" para convocarlos, pero aun en ese marco consideraron que "el gobierno busca adhesión para un momento de crisis desde una reunión" pero apuntan sólo a eso, a validar su actuación bajo el signo de mantener tranquilidad porque "la situación no es tan grave".

En la vereda de enfrente, desde la CGT señalaron que "ni siquiera vimos el escrito de la convocatoria", añadiendo que "estamos armando el plenario de secretarios generales del 29 de agosto. Antes de esa fecha no habrá reunión".

En ese sentido, el triunviro Juan Carlos Schmid le dijo a El Cronista: "Mal podría sentarme a firmar un compromiso como el que pretenden cuando tengo 160 despidos en el sector portuario y el gobierno no resuelve nada".

Su par Carlos Acuña dejó en claro que en la reunión con Triaca y Marcos Peña aseguraron que "la CGT no tiene problema en entablar un diálogo pero todo está supeditado a lo que se resuelva el consejo directivo y el plenario de secretario generales".
 

Una mesa "forzada"

La convocatoria era, confiaron desde el Ejecutivo, "una mesa de diálogo social forzada". "Se trataba de convocar a sindicatos y sectores empresarios a una mesa forzada, pero no en la amplitud de la edición trunca de 2016. Esas organizaciones sindicales y empresarios que se iban a citar eran de buena relación o cercanos al gobierno", contaron las fuentes.

Por su parte, Héctor Recalde -abogado laboralista- recordó que "en julio de 1994 la CGT firmó el Acuerdo Marco para el Empleo, la Productividad y la Equidad Social. Fue el pacto para la flexibilización laboral. Hoy el gobierno pretende lo mismo", y ejemplificó con "la ley 24.700 (ticket canasta), la 24.465 (período de prueba), la 24.467 (pymes), la 24.557 (accidentes de trabajo), la 25.013 (reducción de indemnizaciones) y la 25.250 (Banelco)".

Lo más importante del día

Ver mas noticias