Psoriasis: ¿Qué es, cuáles son sus síntomas y cómo se la trata?

Las relaciones familiares, laborales y sociales pueden verse afectadas por esta enfermedad, y es por esta razón que el paciente puede sentir inseguridad, preocupación, vergüenza, frustración, baja autoestima y síntomas depresivos.

La psoriasis tiene diversos tratamientos (Imagen ilustrativa).

La estética en el ser humano es un punto clave para muchas personas, pero existen enfermedades que causan un prejuicio en ellas, una de ellas es la psoriasis, que suele afectar no sólo a la piel, pero que cuenta con tratamientos.

La psoriasis es una afección crónica, inflamatoria e inmunológica que no solo afecta a la piel, sino también a las articulaciones, siendo sus manifestaciones más frecuentes la psoriasis y la artritis psoriásica, con lo cual hay que estar atentos a sus síntomas y tratamientos.

No sólo afecta a la piel

Cabe destacar, que un tercio de la población, aún cree que la enfermedad psoriásica sólo afecta la piel, y se la entiende todavía como una patología menor o cosmética, ignorando la realidad de su alcance y subestimando su gravedad e impacto en todo el cuerpo, desde las articulaciones hasta el corazón, e incluyendo la salud mental.

Lo cierto es que la psoriasis también compromete al sistema inmune por lo que impacta en múltiples áreas del organismo, es una enfermedad sistémica, no contagiosa, crónica, inflamatoria, que se manifiesta fundamentalmente en la piel en forma de placas y escamas blancas y rojas que se localizan con mayor frecuencia en codos, rodillas, tronco y cuero cabelludo. En tanto, se estima que en nuestro país, entre el 2 y 3% de la población padece esta enfermedad.

Psoriasis: no importa la edad o el sexo

Además, puede aparecer tanto en hombres como en mujeres y presentarse a cualquier edad (aunque se potencia de 30 a 64 años), tanto en lactantes, niños como en adultos. Lo cierto, es que lejos de ser un problema meramente estético, tener psoriasis implica además un fuerte impacto psicológico, ya que las placas en la piel están a la vista y en ocasiones generan rechazo o temor.

Las relaciones familiares, laborales y sociales pueden verse afectadas y es por esta razón que el paciente puede sentir inseguridad, preocupación, vergüenza, frustración, estigmatización, ira, baja autoestima y síntomas depresivos.

Problemas que puede traer a futuro

Además, las personas con psoriasis severa tienen más probabilidades de tener un evento cardíaco mayor, de desarrollar diabetes tipo 2 y mayor riesgo de tener un accidente cerebrovascular. Se estima que 3 de cada 10 personas con psoriasis también podrían desarrollar artritis psoriásica.

Puede aparecer en personas con psoriasis leve o severa y también en aquellas sin afectación de la piel, pero con antecedentes familiares. Es una enfermedad inflamatoria crónica, que afecta a las articulaciones, la columna y/o zonas de unión de los tendones y ligamentos al hueso.

El daño a nivel de las articulaciones es inflamatorio, por lo que causa dolor, genera hinchazón, calor y dificultad de movimiento. También puede afectar a cualquier articulación del cuerpo, incluso a la columna vertebral, aunque es más frecuente a nivel de las extremidades inferiores (rodillas, tobillos y pies). Si la inflamación articular no es tratada de forma temprana, puede producir una destrucción, deformidad y discapacidad a largo plazo.

¿Cuáles son los tratamientos que se realizan?

En cuanto a los tratamientos para combatir la psoriasis, éstos tienen como objetivo detener el crecimiento de las células de la piel tan rápidamente y eliminar las escamas. Por tal motivo, las opciones incluyen cremas y ungüentos (terapia tópica), fototerapia y medicamentos orales o inyectados, entre otros.

Según la gravedad será el tratamiento

Un punto a tener en cuenta es que los tratamientos que se utilicen dependerán de la gravedad de la psoriasis y de la respuesta al tratamiento anterior, situación que es evaluada por el especialista en este campo.

Es posible que un paciente tenga que probar diferentes medicamentos o una combinación de tratamientos antes de encontrar un enfoque que funcione para ti. Sin embargo, por lo general la enfermedad regresa.