¿Cómo alimentarse durante el embarazo?

CRÓNICA SALUD Consejos de qué pasos debe seguir una mujer en la etapa de gestación, para cuidar de sí misma y del bebé.

Las tentaciones son muchas en la etapa de gestación, pero la mamá debe ser consciente de que no solamente debe cuidarse por ella, también debe hacerlo pensando en ese hijo que pronto llegará-

Compartir

Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

Cuando una mujer está embarazada muchos interrogantes deambulan por su cabeza, pero uno de los más importantes tiene que ver con el tipo de alimentación que deberá llevar adelante, no sólo para cuidar a su futuro bebé sino a ella misma. Esa etapa de gestación, que además de modificar su cuerpo y los hábitos, resulta clave para que, durante ese lapso y una vez llegado ese esperado momento, pueda resultar positiva, tanto para ella como para ese pequeño que arribará a este mundo.

Opinión calificada

“Una dieta balanceada y nutritiva es fundamental a lo largo de la vida, y aún más durante el embarazo, ya que en este período además de los requerimientos nutricionales de la madre, deben cubrirse los del bebé en gestación. En la dieta de la embarazada se deben ingerir alimentos de todo los grupos: lácteos, carnes, huevos, frutas, hortalizas, cereales y derivados y legumbres, para obtener los diferentes nutrientes para lograr una alimentación saludable”, comentó Sandra Costa (licenciada en nutrición M.N. 1199 y miembro del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna).

Hay que tener en cuenta otras recomendaciones en este etapa, como “cantidades moderadas de alimentos por comida: la dieta debe ser distribuída en cuatro comidas al día y se debe agregar una colación extra a media mañana o media tarde, preferentemente en base a un alimento lácteo. Alimentación rica en fibras: esto es para compensar la disminución del peristaltismo intestinal propio del embarazo. Aporte de líquidos: es importante el líquido que necesita la embarazada ya que en esta etapa aumenta la cantidad de líquido corporal y el cuerpo del bebé tiene muy alto contenido en agua. La composición de la leche materna también depende del estado de hidratación de la madre. Para lograr buena digestión: se debe evitar la postura horizontal inmediatamente después de haber comido, no acostarse, ya que esta postura dificulta el deslizamiento del bolo alimenticio, especialmente en el primer tramo del aparato digestivo”, agrega la profesional.

Aportes almenticios

A nivel nutricional es importante saber qué aportan los alimentos de los distintos grupos, como los Lácteos: aportan proteínas, calcio y vitaminas A y D. Proteínas sin importantes para el desarrollo del nuevo ser. Calcio es un mineral clave para el desarrollo y el buen funcionamiento de músculos, corazón, nervios, actividades enzimáticas y formación de huesos. Vitamina A es necesaria para el crecimiento y desarrollo celular y de los huesos. Vitamina D ayuda al organismo a absorber el calcio y participa en crecimiento y desarrollo celular.

. Carnes y huevos: aportan proteínas y hierro. El hierro es necesario para el transporte del oxígeno a las células y fundamental en la síntesis de ADN.

. Frutas y hortalizas: aportan fibra y vitamina C, si se comen crudas. Vitamina C: antioxidante, antibacteriana, repara y mantiene huesos, cartílagos y dientes.

. Legumbres, cereales y derivados: son fuentes de hidratos de carbono y de fibra alimentaria si se los consume en forma integral, no refinados y de vitaminas del complejo B. Vitaminas del Complejo B: actúan en el metabolismo, en el crecimiento, reproducción y conservación de las células del organismo. Las legumbres además aportan proteínas, que ocasionalmente pueden utilizarse para reemplazar a las carnes.

Finalmente, la profesional confeccionó un plan alimentario a tener en cuenta, que si bien no debe mantener estricta conducta, es importante llevarlo a cabo. Consta de los siguientes pasos:

Desayuno: Un yogurt con copos y una banana.

Media Mañana: una taza de leche o dos fetas de queso.

Almuerzo: un plato de ensalada de hojas verdes y zanahoria rallada con una cucharada de aceite (tipo postre), una porción de carne al horno mediana (200 gramos) y de postre ensalada de frutas frescas.

Merienda: licuado de manzana con leche (una manzana y una taza de leche), dos fetas de jamón y dos de queso para acompañar.

Cena: un plato de ensalada de recula, champiñones y tomates con una cucharada de aceite (tipo postre), un cuarto de pollo a la parrilla y de postre una compotera de frutillas.

Indicaciones diarias

1) Hay que resaltar que si bien los alimentos brindan una fuente de nutrientes clave para la madre y su bebé en camino, también existen indicaciones nutricionales diarias, tales como:

2) Consumir tres o cuatro porciones de lácteos descremados por día, como leche entera, descremadas o procesadas, yogur, o quesos magros.

3) Comer carnes magras como pollo, pescado o carnes rojas, con dos porciones diarias. Las formas de cocción más adecuadas son al horno, parrilla, plancha, vapor o hervidas.

4) Frutas y hortalizas deben consumirse a diario. En el caso de las frutas, tres o cuatro unidades por día y hortalizas en las dos comidas del día. Estas son fuente de vitaminas, minerales y fibra alimentaria.

5) Aceites vegetales: se deben consumir en forma moderada y evitar las grasas de origen animal como manteca y crema de leche.

6) Reducir el consumo de carbohidratos refinados como azúcar, dulces, bebidas glucocarbonatadas ya que su aporte calórico es elevado y nulo para el aporte nutritivo.

7) Reducir el consumo de sal, sobre todo en el último período del embarazo, en la etapa pre parto, para evitar retención de líquidos.

8) No consumir bebidas alcohólicas, ya que al feto le llegan todas las sustancias consumidas por su madre, teniendo estas bebidas un efecto nocivo en él, siendo causante de anomalías.

Tips

Jengibre: guardián estomacal

Esta planta de usos múltiples también se utiliza para varios tipos de problemas estomacales, incluyendo mareo, náuseas, cólicos, malestar estomacal, gases, diarrea. Además, alivia el dolor de artritis o muscular, dolor menstrual, infecciones de tracto respiratorio superior, tos y bronquitis.

Tomate: rico y conservador

Estos alimentos ayudan a mantener dientes, huesos, cabello y piel de manera saludable. Además su consumo diario puede reducir el estrés oxidativo de la diabetes tipo 2, y previene los cálculos biliares y la hipertensión. Brinda varias vitaminas al cuerpo.

Horno limpio: de la mano del limón

Cortar dos o tres limones y exprimir su jugo. Verter el zumo en una cacerola e introducirla en el horno. Mantener durante 30 minutos a 250 grados, y tras este tiempo, retirar la cacerola y limpiar las paredes del horno con un trapo.

Lo más importante del día

Ver mas noticias