Filmó un alien en su campo de Villa María, Córdoba

CRÓNICA FENÓMENOS PARANORMALES No es la primera vez que en esa ciudad se registra la aparición de OVNIS ni encuentros cercanos del primer tipo. ¡Mirá el increíble video!

El vigilador Eduardo si bien contó y mostró lo filmado en la madrugada del 4 de agosto, posteriormente no quiso ahondar en el tema. ¿ Acaso la empresa lo obligó a guardar silencio? El video muestra claramente algo extraño.

Compartir

Por Jorge Fernández Gentile
paranormal@cronica.com.ar

Villa María es la tercera ciudad más importante de Córdoba, apenas por detrás de la capital mediterránea y de Río Cuarto, en lo que se refiere a cantidad poblacional y movimiento económico. Ubicada en el centro del territorio provincial, la habitual actividad de sus pobladores, enfocados en la agricultura, la ganadería, los derivados de esa actividad agrícola, el turismo y los productos regionales, en plena llanura pampeana en suelo cordobés, pasó en los últimos días por más de un incidente generado por fenómenos OVNI.

Sí, porque un vigilador, de nombre Eduardo y que trabaja para una empresa privada, se sorprendió por la presencia de varias luces en un campo aledaño, y casi al mismo tiempo pudo filmar a un extraño ser humanoide que parecía incorporarse desde entre los pastizales para escapar entre arbustos al ser detectado. Todo eso, registrado en un video de escasa duración en el que se aprecia la evolución de extrañas luces en el predio donde vigila, que dejaron en el terreno más de 10 pequeños círculos de pasto quemado, y “algo” que se levanta de la nada.

La región ya ha vivido extrañas apariciones y marcas en los campos sin explicaciones.

Este hecho se sumó a otras varias observaciones de luces que se han producido en las últimas semanas, además de huellas recolectadas hace poco, lo que agrega estupor y a la vez una movida contradictoria, entre quienes creen en lo que está sucediendo, y los escépticos. Claro, la negativa del vigilador para seguir investigando, impidieron que se pudiera profundizar aún más en este caso de encuentro cercano de primer tipo, que seguramente quedará inconcluso, como muchos otros.

Hace tres semanas

Según indica en forma pormenorizada el medio especializado Visión Ovni, el incidente se produjo el pasado sábado 4 de agosto, alrededor de las 5 de la mañana, en terrenos de la empresa BPB, que fuera parte del ex Aero Club, entre el barrio Ramón Carrillo y el campus de la Universidad Nacional de Villa María. El protagonista principal es un guardia de seguridad que avistó unas luces que se movían sobre el campo, detrás de la empresa donde trabaja en la actualidad, cercana a un monte. Así, y debido a esa actividad extraña se decidió a investigar. Lo concreto es que cuando arribó al sitio, que está ubicado a unos 200 metros de su posición habitual, primero se encontró marcas circulares en el pasto que aún humeaba, como si recién fuera quemado.

“Cuando terminé la guardia salí a hacer el recorrido al montecito de atrás. Como hay animales, tenemos que cuidarlos. Pero cuando iba con la linterna, veo unas manchas como de algo quemado en el pasto. Me empiezo a asustar porque eso no era común. Y cuando levanto la vista, veo algo que se movía. Era como un animal, algo que se escondió; algo raro, fuera de lo común. Me asusté y empecé a disparar para este lado. Después llamé a los de la fábrica para contarles lo sucedido. Eso fue lo que pasó”, declaró a varios medios.

El testimonio de Eduardo puede verse en video en diferentes medios digitales, peor lo más importante es que tuvo un increíble correlato con el de algunos vecinos que dijeron haber visto esa misma madrugada y a esa hora unas extrañas luces sobrevolando el barrio. Algo que también llama la atención es que, hace, unos meses, un vecino había filmado luces inexplicables en el Parque Pereyra y Domínguez que se trasladaban a gran velocidad rumbo al Barrio Carrillo, ese nuevo sector de la importante localidad que se levanta entre el viejo Aero Club y el Campus universitario. Un lugar donde anteriormente se habían registrado extrañas huellas (ver recuadro). Justamente donde años atrás brillaban las luces de los aviones en el cielo. Sin embargo, estas parecieran provenir de otros objetos voladores que hasta ahora nadie pudo identificar.

Qué se alcanza a ver

En el video, en el que se observa una imagen propia de una madrugada bien oscura, antes de clarear, también se escucha no muy lejos a un perro que no para de ladrar ante la presencia de algo que de la nada pareció levantarse, lo que sobresaltó al vigilador. Asustado, disparó y salió en sentido contrario. Horas después manifestó: “Vi algo como un animal, pero para mí no lo era en realidad. Era algo raro fuera de lo común”, explicó.

Algo es evidente y seguro: el hombre, por más que trataba de indagar qué pasaba en el sitio, fue dominado por el miedo al percatarse del extraño ser que se le presentó frente a sí, a pocos metros de distancia. Y si bien las imágenes captadas, que fueron ampliadas por los investigadores de Visión Ovni para que se pueda ver a la criatura con el mayor detalle posible (hasta donde permite la calidad del vídeo), la entidad parece incorporarse desde el piso, hasta erguirse y perderse en la espesura de la noche, todo muy de pronto. En escasísimos segundos. Lo que deja a todos con la infinita duda sobre qué será. Las luces que se observan detrás se corresponden con imágenes similares a otras muchas apariciones de OVNIS, lo que potencia aún más la probable presencia de un humanoide (¿o de un holograma manejado desde la nave?), supuestamente investigando la zona, el suelo, o vaya a saber qué otra cosa.

Apariciones varias

Lo más increíble es que desde hace un tiempo Villa María parece haber centralizado la atención de extrañas visitas de lo que parecen ser naves con seres de otros mundos. Así, en los últimos meses se han reportado informaciones de testigos que declararon a ver extrañas luces (con formas de OVNIS) en la zona y fenómenos tales como las mutilaciones de ganado, ya que en más de una oportunidad se han encontrado animales con quirúrgicos cortes en determinadas zonas de sus cuerpos. Asimismo, el el prestigioso investigador Luis Burgos, presidente de la Fundación Argentina de Ovnilogía (FAO), quien casualmente había pasado días atrás por el lugar, intentó realizar una observación de campo y para ello se sumó a Juan Carlos Masiero (entre 2014 y 2016 condujo “El Holograma Tierra”, único programa consagrado a OVNIS y otras realidades en la historia radial de la ciudad), además de ser uno de los principales fundadores del Grupo de Investigación denominado Latitud 21.

Justamente Masiero y Burgos arribaron a la empresa en horas del mediodía, y vieron un paradisíaco predio con laguna artificial y una manada de carpinchos; algo incomprensible en estos parajes, algo que sorprendió en parte a ambos. Luego se encontraron con el vigilador Eduardo, quien ante la sorpresa de los ovnílogos sobre la inquietud para ver el pasto quemado, la respuesta que les dio resultó tajante: “No se puede pasar”, para luego mostrarse bastante esquivo.

Ante la inquisitoria de Masiero, Eduardo respondió: “No tengo nada más para decir. Fue allá atrás, en el montecito. Nada más para decir”. Y Eduardo se alejó sin levantar la barrera ni la mano del saludo.

Persistencia

Obviamente, los investigadores no se dieron por vencidos. Rodearon el predio hasta el lugar del hecho, un algarrobal virgen rodeado por alambrado y un cartel muy lacónico, que reza: “Prohibido pasar. Propiedad privada”. Ambos coincidieron en señalar que el hombre había visto algo, pero al exponerse demasiado con el testimonio, debió ser blanco de burlas de muchos, en especial de aquellos que no tienen una real dimensión de lo que pudo ser y de una falta de visión más amplia y abierta, en cuanto a lo que significa el fenómeno OVNI.

Caso irresuelto

Como se ha impedido que los investigadores hagan un relevamiento de la zona, no se han podido hacer un análisis del agua y de los animales, así como el análisis químico de suelo, toma de temperaturas y evaluación de los pastos quemados, medición de marcas, si faltan componentes y minerales y evaluación del terreno, para comprobar si hubo presión en el piso, para comprobar cuánto era lo que pesaba.

Según detalla el investigador Burgos en su blog, lo que vio Eduardo no fue casualidad sino una “causalidad”, ya que las luces estaban en la misma vertical donde se avistaron las otras. No es la primera vez que esto pasa. Hay algo “de manual” en la experiencia de Eduardo y que pasa en muchísimos encuentros cercanos. Son incontables los casos en los que los OVNIS Se posan en lugares donde hay agua y animales y lo hacen de noche, para que la gente no los detecte.

Las marcas pueden ser producto de un láser o un aparato de teletransportación. Una tecnología que ni podemos imaginar. Con respecto a qué pudo haber observado el trabajador de seguridad, según el investigador se pudo haber tratado de un extraterrestre teletransportado o una proyección holográfica que bajó para estudiar de cerca el piso y los animales. O quizá buscaba agua o algún mineral extraño, que podrían llegar a necesitar. Y remata con una frase muy comprensible: “Para entender esto hay que pensar de manera holística; es decir desconfigurarnos del 3D. (Hay que entender que) los seres humanos habitamos ignorantes el planeta Tierra. Pero hace rato que ellos vienen y abducen gentes y animales, experimentan con nuestros cuerpos y nuestras mentes...".

Más marcas en el campo

El ovnílogo Luis Burgos detalló con qué huellas se topó al realizar un reconocimiento en un campo de Villa María, en otro hecho ocurrido el mes pasado. “Encontramos siete extrañas marcas, situadas en un radio de 20 metros, pegadas entre la ruta 9 (autopista) y a unos pocos kilómetros de la bajada calle Buenos Aires, y la alambrada, sobresalían nítidamente del resto de la vegetación”.

¿Quién pudo llegar a realizar esas marcas si no fue una nave de otros mundos que nos visitó?

El ufólogo, de paso por la localidad cordobesa rumbo a La Plata, explicó que eran “huellas de formatos anulares y del tipo deshidratadas, sin hongos periféricos. Nos trajeron a la memoria las famosas huellas de aterrizajes OVNI, que por centenares investigamos durante décadas por los campos argentinos”.

En cuanto al detalle de las mismas, certificó que del cúmulo de pruebas, “dos son de 5 metros de diámetro, tres de 0,80 centímetros y una de 2 metros sobresalía el típico ocho (dos aros unidos en su parte yuxtapuesta y nunca encimados) que tanto nos apasiona encontrarlo". Daban la impresión de que “no hacía mucho tiempo se había producido esta anomalía”.

Burgos, también miembro y fundador de Investigadores de Campo OVNI Unidos indicó también que el hallazgo de las nuevas huellas, fue a mediados del mes pasado, y aun están evaluando los resultados.

Lo más importante del día

Ver mas noticias