"Las posesiones demoníacas son reales"

CRÓNICA FENÓMENOS PARANORMALES  El psiquiatra sexagenario Richard Gallagher, palabra acreditada, afirma que asistió en cien casos. ¡Mirá el video!

el exorcismo, en sus diferentes versiones, buscan extirpar al demonio del cuerpo de la víctima.

Compartir

Por Jimena Golender
paranormal@cronica.com.ar

Un alma poseída por el diablo, un sacerdote que pronuncia pasajes de la Biblia mientras sostiene un crucifijo y una persona en la cama que maldice en latín. La escena es repetida en tantas películas que ya se ha convertido en un cliché. Pero los casos de exorcismos y las posesiones demoníacas son reales, según afirma el doctor Richard Gallagher, un psiquiatra sexagenario educado en Yale, que además dicta clases en la Universidad de Columbia y en el Colegio Médico de Nueva York. Gallagher es un católico devoto que ha sido testigo directo en más de 100 casos de posesión demoníaca durante los últimos 25 años.

Hombre de ciencia ¿y fe?

Mientras realizaba sus estudios de medicina, jamás imaginó que el destino lo llevaría por este camino. Si bien él conocía los relatos bíblicos que relataban las posesiones del demonio, siempre había creído que era la forma en que las culturas antiguas lidiaban con los trastornos mentales como la epilepsia. Sin embargo, a lo largo de su trayectoria profesional le llegaban cada vez más casos de esta índole y sus puntos de vista tuvieron que evolucionar. Gallagher dice ser católico devoto, y que la existencia de los demonios es tan real que existe hace miles de años.

A su vez, se define como un "consultor" de posesiones demoníacas y ha asistido al clero a reconocer entre casos de enfermedad mental y los verdaderos demonios. Pero insiste en que también se encuentra del lado de la ciencia.

Creer o reventar

De acuerdo al psiquiatra, los signos que indican que, efectivamente, se trata de una posesión incluyen fuerza extraordinaria y el bloqueo de los sentidos humanos, debido a que los espíritus no quieren que sus víctimas escuchen o vean lo que sucede.

"Ellos son demonios. Son reales, y también lo es el mal. La posesión demoníaca existe, la he visto de primera mano. Son ángeles caídos. Esto es lo que literalmente creo. Son extremadamente listos; son mucho más listos que los humanos. Han existido durante milenios, por lo que hablan todos los idiomas. Los escuché hablar chino; los escuché hablar en griego antiguo, que estudié. Ciertamente los escuché hablar y entender el latín", aclara.

Según Gallagher, los espíritus malignos se manifiestan de esa forma para asustarnos o presumir. Además, explica que los demonios muestran poderes extraordinarios, tales como el conocimiento de la vida personal ajena y la clarividencia cercana. En una ocasión, un ente demoníaco le contó cómo había fallecido su madre debido a un cáncer de ovario. El mismo espíritu sabía también cómo murieron los padres de otras 15 personas ¿Coincidencia? En otro caso, un demonio le relató en detalle lo que llevaba puesto un sacerdote, aunque el clérigo no se hallaba ni cerca del doctor ni la persona poseída.

Línea directa

Asimismo, Gallagher ha logrado comunicarse directamente con los espíritus malignos: "Tuve un caso en el que un demonio me dijo: ¿Cómo va ese libro? No servirá de nada. Fue entonces cuando pensé en escribir un libro". El experto publicará su material el próximo año e incluirá algunos de los casos más importantes en los que trabajó.

Se titula "Demonic Foes: Experiencies of a Psychiatrist in the World of Exorcism", cuya traducción significa "Enemigos demoníacos: experiencias de un psiquiatra en el mundo del exorcismo".

Por último, Gallagher afirma que, a pesar de haber sido testigo del mal y su interacción con los demonios, no está particularmente preocupado de que vayan a atacarlo; él está reforzado por su fe y la fe de los demás. "Tengo mucha gente orando por mí. No veo al demonio en todas partes. Siempre le digo a la gente que es un error tanto ver al demonio en todas partes como negar que el diablo existe".

La maldición de “El exorcista"

Si hay una película que marcó un antes y un después en la historia del cine de terror, esa fue "El exorcista". El filme de 1973 se basó en la novela de Peter Blatty, quien se inspiró en un hecho real de 1949.

La historia relata la posesión de una niña de 12 años, Regan MacNeil, y el posterior exorcismo al que se ve sometida para expulsar al demonio Pazuzu de su cuerpo y alma. La cinta no sólo impactó al público desde el momento de su estreno, incluyendo gente que huía aterrorizada de las salas de cine luego de observar las impactantes escenas; sino que además afectó al equipo de producción y actores que trabajaron en el filme.

Los problemas empezaron al poco tiempo de iniciar el rodaje, con una seguidilla de sucesos inexplicables. Rollos de cinta que se velaban solos, caída de luces, ruidos y voces que se filtraban en los micrófonos y hasta un incendio en los estudios Warner que destruyó gran parte de los decorados, excepto la habitación de la niña.

Ocurrió también un accidente que afectó a la actriz Linda Blair cuando su arnés se rompió causándole lesiones en la columna vertebral. Pero lo más impresionante de la supuesta maldición de "El exorcista" tuvo que ver con las muertes que ocurrieron, entre ellos el actor Jack MacGowran, la actriz Vasiliki Maliaros, un experto en efectos especiales y el cuidador nocturno de los estudios Warner.

El diablo, según las religiones

En la mitología cristiana, el Diablo es uno de los nombres del principal enemigo del Dios único y de Cristo. Los cristianos ven en Lucifer, Satán o Belcebú a la misma entidad, un ser demoníaco, malvado, un ángel que se reveló contra Dios y su voluntad. Es la personificación de toda la maldad del universo.

En el judaísmo no existe un concepto claro respecto a este personaje. En hebreo, la palabra bíblica ha-satan significa el adversario, el perseguidor (de la corte divina de la cuál Dios es el juez último). Pero no hace el mal, le indica a Dios las malas inclinaciones y acciones de la humanidad. Él no posee poder hasta que los humanos realicen actos malvados. Para los budistas el diablo no es un ente en sí. Aunque existen algunas pinturas del infierno que tienen similitudes con las del infierno cristiano de la Edad Media.

Es un lugar de dolor donde se somete a las víctimas a torturas realizadas por demonios. En cuanto al Islam, el Diablo se conoce como Iblís, es un genio malévolo, un espíritu de fuego, pero no era un ángel, ya que según el Corán, estos seres son incapaces de rebelarse.

Lo más importante del día

Ver mas noticias