Lo que hay que saber sobre la otitis

CRÓNICA SALUD Una enfermedad que genera fuertes malestares y problemas auditivos, no importa en que estación del año.

Los oídos están expuestos a las inclemencias del frío, pero también a la entrada de agua en verano, dos motivos suficientes para activar esta enfermedad.

Compartir

Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

La otitis suele ser una enfermedad vinculada muchas veces con la estación del verano, aunque otros la relacionan con el invierno. Lo cierto es que es un mal que no tiene una etapa del año en el que se da con mayor frecuencia, pero los malestares que la trae son sufribles a cualquier hora y en el momento menos pensado. De todas formas, sí es una cuestión médica de la que no debemos (ni podemos) hacer oídos sordos.

En principio, la definición de la otitis media aguda es “una inflamación del oído causada por un virus o una bacteria que genera acumulación de fluido en el tímpano. Esta acumulación de fluído produce dolor de oído, tumefacción, enrojecimiento, y también impide que el tímpano vibre adecuadamente, lo que suele tener como resultado problemas de audición. Esta afección puede resultar de un resfriado, alergia o una infección respiratoria propia de períodos de frío durante épocas de invierno”.

Hay que destacar que no sólo las bajas temperaturas pueden ser el causante de esta enfermedad, ya que el contacto del oído con el agua puede ser otro factor para la existencia de la otitis. Respecto a la mencionada enfermedad, la doctora Liliana Tiberti (M.N. 69.199, médica del hospital Británico y asesora de Gaes Centros Auditivos), comentó que “esta patología afecta principalmente a niños pequeños hasta los 7 años. A partir de esa edad, la incidencia disminuye de manera significativa. Si bien, otitis media aguda pueda darse también en adultos, es más frecuente en bebés y niños, debido a que la trompa de Eustaquio tiene una posición más horizontal, y es más corta, permitiendo el pasaje de gérmenes de la nariz al oído medio”.

Las causas

Siempre se dijo que las bajas temperaturas y el ingreso de agua en el oído son los principales causantes de esta enfermedad, no hay que dejar de lado que existen otros factores externos que también pueden causarla, como la mala alimentación, la lactancia artificial y la presencia de fumadores dentro del entorno cercano que podrían exponer a los grupos de riesgo a contraerla. Por eso, es recomendanle acercarse al médico en el inicio del invierno para llevar a cabo un control y evaluar las medidas en caso de existir una manifestación de otitis.

En pos de prevenir la otitis, la profesional argumentó que “es importante evitar cambios bruscos de temperaturas y tener una alimentación variada y adecuada para reforzar las defensas. También se debe evitar los lugares con fumadores y mantener una buena higiene tanto personal como del ambiente. En algunos niños pueden presentar episodios recurrentes, que deben ser correctamente estudiados, debiéndose suspender la natación de invierno y el jardín de infantes durante los meses invernales”.

Hay que aclarar que si bien la otitis no es una enfermedad contagiosa, un simple resfriado puede propagarse entre los niños y volverlos propensos a padecer la infección que presenta síntomas determinados. El dolor de oído, enrojecimiento, fiebre, llanto e irritación, son algunos de los síntomas más conocidos entre los galenos. De hecho, hay varios chicos que pueden presentar secreción por el oído, problemas para dormir o pérdida de apetito, por lo que es importante estar atento y recurrir al médico de manera rápida cuando alguno de los síntomas es detectado.

A la hora de saber cuáles son los posibles tratamientos que existen para combatir la otitis media aguda, se puede decir que se realizan con antibióticos durante un período de tiempo determinado por el médico, teniendo como referencia los gérmenes que habitualmente son los responsables de dichos procesos. Habitualmente, con el tratamiento antibiótico la sintomatología mejora significativamente en dos días. Además, el especialista también podrá recetar descongestionantes nasales y mucolíticos si es que se precisan para llevar a cabo el tratamiento.

Tratamientos

Cuando los episodios de otitis media aguda son más frecuentes y se sospecha que existen fuentes de infección, como una adenoiditis crónica, sinusitis crónica o inmadurez inmunológica, debe establecerse un tratamiento lo más específico posible. En muchos casos, sobre todo en niños, se presentan episodios repetidos de otitis media junto con síntomas de adenoiditis e hipertrofia adenoidea, por lo que hay que realizar la extirpación del tejido adenoideo hipertrófico y la colocación de tubos de drenaje transtimpánico.

En relación a qué tipos de otitis existen y en qué forma de clasificación se los divide, hay que nominarlas en tres grupos: Aguda: es una enfermedad infecto-contagiosa que afecta al aparato respiratorio, y cuyo síntoma principal es la tos, esta a su vez se divide en esporádica o de repetición. Subaguda: se caracteriza por la presencia de exudado (líquido que sale del conducto donde se encuentra contenido) en la cavidad del oído medio de manera asintomática o con síntomas muy leves. Si este exudado permanece más de 3 meses, la enfermedad pasa a ser crónica. Crónica: se divide a su vez en dos subgrupos, uno de ellos, con exudado que tiene una duración de tres meses y, supurada, que conlleva una supuración mayor a tres meses.

Para saber más

1) Es una enfermedad que puede aparecer tanto en verano como en invierno, y es causada por un virus o bacteria que genera acumulación de fluido en el tímpano.

2) La patología afecta generalmente a los niños de hasta 7 años aunque también puede afectar a los adultos.

3) Los factores recurrentes que pueden causarla son las bajas temperaturas o el ingreso de agua en el oído, aunque también la mala alimentación, lactancia artificial y presencia de fumadores en un grupo de riesgo.

4) Evitar cambios bruscos de temperatura, tener alimentación variada, mantener buena higiene tanto personal como ambiente y evitar lugares con fumadores.

5) Los principlaes síntomas son dolor de oído, enrojecimiento, fiebre, llanto e irritación. Además, los niños pueden tener secreción por el oído, problemas para dormir o pérdida de apetito.

6) El tratamiento se realiza con antibióticos durante un período determinado, generalmente de dos días. El médico puede recetar también descongestionantes nasales y mucolíticos.

7) Hay tres tipos de otitis: aguda, subaguda y crónica.

8) Se recomienda acudir al médico en el inicio del invierno para realizar un control.

Lo más importante del día

Ver mas noticias