El descargo del pasado martes la vicepresidenta Cristina Kirchner, tras el pedido de 12 años de prisión por parte de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola por la Causa en Vialidad, dio para todo: desde una confusión con un futbolista de Racing a las repercusiones en todo el arco político nacional. Pero la expresidenta este miércoles volvió a apuntar contra los fiscales, a los que les pidió "dejar de mirar Netflix" y provocó que se disparen las búsquedas de 3 Toneladas, una serie documental de la plataforma de streaming.

"'Tres toneladas de pruebas': Clarín y los fiscales Luciani y Mola deben dejar de mirar Netflix. Agarren la Constitución, los libros de derecho administrativo y el código penal y procesal, que no muerden", tuiteó la vicepresidenta.

La publicación estuvo acompañada por una imagen de un titular de ese medio del 30 de julio que decía "Vialidad: el fiscal inicia su alegato el lunes basado en tres toneladas de pruebas que complican a Cristina Kirchner" y el afiche de la serie de Netflix, que relata el asalto que en 2005 un grupo de ladrones realizó al banco más grande de Brasil.
 

 

¿De qué se trata 3 Toneladas, la docuserie de Netflix?

 
Los robos a bancos suelen funcionar bien en Netflix. Ya sean ficcionales como La casa de papel o reales como el documental Los ladrones: la verdadera historia del robo del siglo, este tipo de producciones cautivan a los usuarios de la plataforma.
 
Es así es que meses atrás llegó al catálogo de la N roja  3 tonelada$: Asalto al Banco Central, una serie documental que " analiza el mayor atraco bancario de la historia" de Brasil. 
 
Seis meses del famoso robo al Banco Río de Acassuso, en enero de 2006, en el país vecino se produjo otro Robo del Siglo. Ocurrió el fin de semana del 6 y7 de agosto de 2005, cuando una banda de ladrones usó un túnel de casi 80 metros de largo para entrar en la bóveda del Banco Central de Brasil, ubicado en Fortaleza (Ceará) y escaparon con más de 160 millones de reales, es decir casi 3,5 toneladas en efectivo.
 
 

Para el botín, eligieron billetes que iban a ser sacados fuera de circulación, por lo que los números de serie no estaban registrados, y así se aseguraron de no ser rastreados. Además, consiguieron evadir o inhabilitar los sistemas de alarma internos y los sensores del banco, por lo que el robo no se descubrió hasta que el banco reabrió el lunes 8 de agosto por la mañana.

La docuserie, producida por Mixer Films, en tres episodios de una hora, recrea algunos de los momentos clave de este hecho, mediante testimonios de los policías y de los propios delincuentes junto a material de archivo.
 
Según se reconstruye, los ladrones idearon un plan minucioso y específico que les permitió lograr su cometido sin ningún problema. En ese sentido, los involucrados comenzaron fundando una empresa fantasma que vendía césped sintético, que serviría como justificación a la enorme cantidad de dinero que llegó a sus manos.
 
 
Sin testigos ni evidencias contra los autores, la investigación enfrentó durante cinco años a un grupo de ladrones organizados y un equipo de policías federales. Entre los detenidos se destacan Antônio Jussivan Alves dos Santos, quien negó ser el cabecilla y no cooperó con la fiscalía, y Marcos Rogério Machado de Morais, el ingeniero del túnel, actualmente prófugo.
 
La producción fue muy bien recibida por los usuarios de Netflix, y estuvo dentro del Top 10 global de las series más vistas en marzo de este año, con 10.880.000 de horas vistas. Ahora, tras el tuit de la vicepresidenta, las búsquedas se volvieron a disparar en Google.
 
El túnel utilizado por los ladrones para ingresar a la bóveda del banco (Gentileza: Netflix).
Ver comentarios