El estreno de Okupas marcó un antes y después en la televisión argentina. Como ninguna otra producción, la serie de Bruno Stagnaro reflejó cómo era el contexto previo a la crisis política, económica y social que estalló en diciembre de 2001.

No presentó la pobreza como algo pintoresco y retrató a una parte de la sociedad que estaba condenada a la marginalidad. Para lograrlo, Stagnaro contó la historia de cuatro amigos sin futuro que ocuparon un caserón de la Ciudad de Buenos Aires y se las rebuscaban en las calles porteñas, con experiencias que van desde la compra de drogas y la delincuencia

La ficción. producida por Ideas del Sur, se convirtió en una serie de culto y desde su estreno fue retransmitida cuatro veces: una en la TV pública, donde se emitió originalmente, otra en América y una última en Canal 9. Desde 2005 la serie sólo se encontraba en YouTube y con una calidad bastante defectuosa, de todos modos nuevas generaciones siguieron viéndola.

Fue por eso que Netflix vio una opordunidad y decidió realizar una remasterización y sumarla a su catálogo. Okupas llegó al gigante de streaming el pasado 20 de julio y tal como esperaba la empresa fue un éxito: desde su llegada se mantuvo entre los diez títulos más vistos de la plataforma.

Y a las personas que ya habían disfrutado de la ficción se le sumó una nueva generación. Aunque en este caso la descubrieron con una banda de sonido actualizada por motivos de derechos de autor (principalmente de artistas internacionales). A la nueva versión se le añadieron 30 nuevas canciones que Stagnaro encomendó a Santiago Motorizado. Sin embargo, se mantuvo gran parte de la música original, incluyendo todas las de artistas argentinos.

Uno de los puntos altos de la serie es el gran trabajo actoral de sus protagonistas, quienes evitaron estereotipos y le otorgaron profundidad a los personajes. Por ese motivo, aprovechando este revival, compartiremos un recorrido por la carrera de un grupo de jóvenes que saltó a la fama hace dos décadas.

Rodrigo de la Serna

Rodrigo de la Serna fue el único protagonista que no quedó seleccionado en un casting. el joven actor tenía ya tenía cierta fama sus apariciones en Campeones de la vida y Naranja y media, pero no fue hasta su papel en Okupas que demostró todo su potencial.

Su interpretación de Ricardo, un joven de clase media que encuentra refugio entre un grupo de excluidos, sirvió como trampolín para producciones como Diarios de Motocicleta, Crónica de una Fuga y Hermanos y Detectives, entre otros éxitos. Incluso, en 2009, llegó a tener un rol central en Tetro, la película que Francis Ford Coppola dirigió en Argentina.

Su último trabajo fue con otra producción de Netflix, La Casa de Papel, donde interpretó a Palermo. La serie española se convirtió en un éxito mundial y este año llega a su fin: la última temporada se dividirá en dos partes y la primera se estrena el próximo 3 de septiembre.

Rodrigo de la Serna se sumó al éxito de Netflix La casa de papel.

Diego Alonso Gómez

Gracias al papel de El Pollo, un delincuente que mantenía ciertos códigos y no dudaba en defender a sus amigos, Diego Alonso pisó fuerte en la televisión. Se llevó el Martin Fierro a Actor Revelación y continuó su carrera en ficciones como Tumberos, 099 Central, Disputas y La Leona, entre otras.

Además, se destacó como conductor en La Liga, Cárceles y la reciente Ser Esencial -una serie documental sobre cómo atravesó la pandemia a lugares humildes y en estado de emergencia-.

Entre sus últimos trabajos se encuentran la película Quemar las naves y Maradona: Sueño Bendito, la esperadísima serie biográfica de Amazon Prime sobre El Diez.

Sergio Alonso condujo el documental Ser Esencial.

Ariel Staltari

A fines de los 90, mientras luchaba contra la leucemia, Ariel Staltari se dio cuenta que no debía postergar sus sueños y se puso a estudiar actuación con Lito Cruz. La gran oportunidad llegaría meses después cuando debutó en Okupas como Walter, el "rolinga" que se cree más valiente de lo que es.

Luego del éxito, tuvo roles secundarios en Son Amores, Sos mi Hombre y Vecinos en Guerra. En 2007, llegaría un proyecto clave en su carrera: Un Gallo para Esculapio, también una creación de Stagnaro, en donde interpretó a Loquillo y colaboró en el desarrollo del guión.

Mi presente laboral es inmejorable para estos tiempos. Terminé de grabar hace muy poquito el Marginal y estuve escribiendo con Bruno Stagnaro “El eternauta”, sostuvo en diálogo con Crónica.com.ar. Esta última es un adapcación de la historieta de Héctor Oesterheld que Netflix adaptará en forma de película.

Ariel Staltari sigue actuando y colabora con los proyectos de Bruno Stagnaro.

Franco Tirri

Franco es hijo del crítico de cine Néstor Tirri y hermano de Nino Dolce -ahora conocido como Noah-, siempre se interesó por el arte. Su llegada a la serie se dio gracias a su mejor amigo, que era Matías Stagnaro, el hermano de Bruno. Fue así que pasó el casting y consiguió el papel del "Chiqui", un joven huerfano que deambula por las calles porteñas pidiendo monedas, y que con su sensibilidad y deshinibición enriquecía a la perfección al cuarteto de amigos. 

Luego de Okupas, actuó en El Abrazo Partido y Fantasma de Buenos Aires, pero después dejó de estar delante de cámaras. En 2019, produjo El Caminante Franco, donde charló con distintas personas en lugares públicos. Actualmente, brinda talleres de escritura y guión cinematográfico.

Franco Tirri brinda talleres de escritura y guión cinematográfico.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos