En esta es una época del año cuando el cuerpo demanda más líquido, surge la posibilidad de innovar y sorprender a la familia con las aguas saborizadas caseras, de fácil elaboración, que son una alternativa natural, económica y saludable frente a las gaseosas –azucaradas, sin azúcar o light– y a los jugos industrializados o concentrados, que se pueden comprar en supermercados, kioscos y autoservicios.

La hidratación ocupa un rol fundamental durante el verano, y si bien el agua natural es el elemento que mejor cumple esa tarea, también es posible incrementar el aporte de líquidos con las preparaciones caseras que añaden los beneficios de las frutas y otros ingredientes. 

Las y los argentinos adultos ingieren, en promedio, 85 litros anuales de bebidas azucaradas, incluyendo gaseosas, ubicando al país entre los mayores consumidores a nivel mundial, según una investigación liderada por el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS). El problema de estos productos es que constituyen una fuente importante de calorías sin aportar (la mayoría de ellas) otros nutrientes más que el azúcar.

Además el estudio detalla que tomar gaseosas, jugos y otras bebidas con azúcar produce en Argentina 514.000 casos de sobrepeso y obesidad en adultos y 774.000 en niñas, niños y adolescentes, una franja de la población particularmente vulnerable porque las preferencias alimentarias se crean en esa edad y luego tienden a sostenerse en el tiempo.

En contraposición, “el agua saborizada es una alternativa natural, refrescante y saludable”, aseguró la Licenciada en Nutrición Candela Sioli (M.P. 5.495), del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires. Y agregó: “Su preparación es bastante sencilla, consta de combinar frutas, verduras, hierbas y especias con agua fría y dejarlo reposar al menos unas horas en la heladera para que los ingredientes infusionen y cobre mayor sabor”.

Sioli también recalcó que el agua saborizada de elaboración casera es “una infusión y no un jugo”, ya que solo se adiciona levemente a modo, justamente, de saborizar. Las frutas que comunmente se utilizan son las cítricas, como por ejemplo, el limón, la naranja y el pomelo, excelentes fuentes de vitamina C y antioxidantes. También pueden usarse verduras como el pepino y hierbas aromáticas como la menta, la salvia, la albahaca, el romero, el cilantro, el tomillo y el jengibre.

Las frutas que comunmente se utilizan para saborizar son las cítricas, como el limón, la naranja y el pomelo, excelentes fuentes de vitamina C y antioxidantes.

“Lo ideal es evitar los azúcares añadidos ya que la fruta tiene su propio dulzor pero si, de todos modos, decidimos endulzarlas podríamos utilizar opciones naturales como hojas de stevia, miel o azúcar mascabo como alternativa del azúcar blanco”, sugirió la nutricionista, que destacó algunas combinaciones para probar en casa: agua con pepino y limón; con limón y menta; con lima o limón y jengibre; con sandía y romero; con pepino, hinojo y romero; con frutillas, pepinos y albahaca; y con kiwi y menta.

La conservación de las aguas saborizadas puede variar en función de los ingredientes utilizados pero, en promedio, las infusiones con frutas deben consumirse en un plazo de dos a cuatro horas si se dejan a temperatura ambiente y hasta tres días si se mantienen refrigeradas.

Más sobre este tema

Tapa de asado a la cacerola con verduras: deliciosa receta para disfrutar al mediodía

Tapa de asado a la cacerola con verduras: deliciosa receta para disfrutar al mediodía

Tapa de asado: recetas sencillas para que la carne salga tierna y sabrosa

Tapa de asado: recetas sencillas para que la carne salga tierna y sabrosa

Quemagrasas naturales: los alimentos que combaten la grasa abdominal

Quemagrasas naturales: los alimentos que combaten la grasa abdominal

Milanesas de mortadela: una comida fácil y barata para hacer en minutos

Milanesas de mortadela: una comida fácil y barata para hacer en minutos

Ver comentarios