Los aros de cebolla pueden parecer fáciles de hacer, pero la dificultad recae en cuan crujientes pueden quedar. La clave del éxito es que salgan doradas y se sienta el clásico ruido al masticar. Para el Día del Padre puedes ponerte a prueba y animarte al desafío. Si salen bien, los miembros de tu familia quedarán más que encantados y será un camino de ida, ya que te las volverán a pedir. Sirven para acompañar cualquier ocasión, ya sea para ver partidos de fútbol, eventos familiares, cumpleaños o una simple reunión y por eso son tan populares en Estados Unidos.

El aperitivo se basa en cebollas cortadas transversalmente dispuestas en forma de anillo, que son rebozados en harina con algo de levadura y posteriormente son fritos en aceite. El efecto crujiente se lo da la masa frita que los rodea. 

Existen varios estilos y formas de preparar los aros, tales como disponerlos juntos de forma rectangular, por separado o con otros alimentos como jalapeños. En España se sirven como aperitivo o tapa. Se comen calientes, y son un gran acompañamiento para cualquier menú. 

El Ketchup es el condimento más elegido por los americanos, pero quedan bien con cualquier salsa.

Ingredientes

  • Cebolla
  • Harina
  • Levadura en polvo
  • Sal y pimienta
  • Paprika (puede omitirse o reemplazarse por chile en polvo)
  • Leche
  • Huevo
  • Aceite de canola para freír

Preparación

  1. Cortar nuestra cebolla en círculos de aproximadamente 1 cm de grosor y separarlas cuidadosamente. Deberás utilizar solo los aros grandes y medios, los chicos puedes guardarlos para otras recetas en la que incluyas cebolla.
  2. Combinar la harina, la levadura en polvo, la sal y la paprika (o chile en polvo).
  3. Revolver bien y pasa los aros de cebolla por esta mezcla. Asegúrate de sacudirlos un poco para quitar el exceso de harina.
  4. Agregar a esta harina la leche, la pimienta y el huevo y batir hasta que todo esté completamente integrado y no haya grumos.
  5. Poner a freír en una sarten con suficiente aceite de canola, previamente calentado en temperatura media alta. Te recomiendo que eches 3 o 4 aros de cebolla cada vez ya que te será más fácil controlarlos y evitar que se te quemen.
  6. Una vez listos escurre el exceso de aceite con unas toallas de cocina o papel absorbente, servir en una bandeja y que piquen todos los comensales. 
Hechar entre 3 y 4 aros por vez para controlarlos mejor y evitar que se quemen.

Los aros pueden ser acompañados de cualquier aderezo y si salen crujientes y dorados, te aseguro que no tendrás límite a la hora de comerlos. El ketchup es el condimento más elegido por los americanos, pero queda bien con cualquier tipo de salsa. 

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos