Pese a su error, su equipo se consagró victorioso.

El arquero alemán Mark Flekken se ocupó este sábado de calmar su sed y recibió un gol, en la victoria de su equipo, Duisburgo, ante Ingolstadt por 2-1 como local, en un partido de la segunda división de Alemania

El guardameta se distrajo por agarrar la botella dentro del arco y le dio la espalda al campo, por lo que el delantero de Ingolstadt Stefan Kutshke anotó el tanto con facilidad. 


El balón llegó pronto a su área tras un pelotazo largo y el defensor Gerrit Nauber intentó pasar a su compañero, sin darse cuenta de que no había vuelto a su posición. 

La pelota quedó servida a Kutschke, quien firmó desde corta distancia el 1-1 antes de la finalización de la etapa inicial, aunque finalmente Duisburgo venció y se mantiene cerca del puesto de promoción por el tercer ascenso a Primera.

Fuente: Télam