Varios habitantes de San Francisco Ixhuatán, localidad de Oaxaca, México, sacaron de la cárcel municipal al presunto violador de una joven e hicieron justicia por mano propia. Los vecinos golpearon, desnudaron e introdujeron en una jaula con dos cocodrilos al hombre identificado como Jacinto O.N. con el fin de causarle el mayor daño posible.

 

 

Todo comenzó cuando una vecina de la localidad identificó al sujeto como la persona que la había agredido sexualmente. Cuando la Policía Local detuvo y encerró al sospechoso, a la entrada de los calabozos se congregaron más de 50 vecinos exigiendo a los agentes que entregaran al preso por las buenas o por las malas. Y, tras apartar a los oficiales, se hicieron con el reo.

La multitud desnudó al agresor y tras propinarle una golpiza, lo encerraron en una jaula con dos cocodrilos. Las fuerzas municipales, sobrepasadas por la situación, pidieron ayuda a la Policía Federal Preventiva, que mandó siete patrullas para rescatar al abusador del fozo y volverlo a poner bajo custodia.

Por la gravedad de las heridas, fue trasladado a un hospital en San Pedro Tapanatepec y se encuentra protegido a petición del Ministerio Público para evitar nuevas represalias populares. 

Así encontraron las autoridades al presunto abusador.