Un hecho insólito ocurrió en las calles de Qianshan, China. Una pareja dialogaba en la vía pública y termina dándose un apasionado beso. En ese instante, el joven empieza a gritar y retorcerse mientras su pareja no lo suelta.

La policía debió interceder y tirarle gas pimienta a la muchacha para que lo suelte y en ese momento, los uniformados vieron que de la boca del hombre salía mucha sangre. En ese instante, constataron que la lengua le sangraba mucho por lo que debió ser llevado al hospital donde fue intervenido para suturar la herida.

Al ser indagada, la chica aceptó haber llevado un tratamiento psiquiátrico durante cinco años. Sus padres, en cambio, dijeron que su salud mental empeoró luego de ser estafada mientras realizaba algunas compras por internet y que la ruptura no le sirvió mucho.