Un asqueroso desafío arribó a las redes sociales y llamativamente comenzó a ser replicado por distintos usuarios. El #CockroachChallenge consiste en tomarse una selfie con una cucaracha en la cara.

El reto se popularizó en Asia.

El origen del reto se dio en el estado de Myanmar, en Birmania, Asia, en donde un joven de nombre Alex Aung decidió ponerse una cucaracha en una de sus mejillas.

El propio muchacho retó a sus amigos a superar su fotografía con otra igual utilizando el hashtag #CockroachChallenge. La etiqueta, contra todo pronóstico, fue recibido por sus compañeros con respuestas positivas.

Tras algunas semanas en la web, su popularidad decreció debido al consejo de profesionales de la medicina, quienes sugirieron que el contacto entre las personas y estos insectos, puede tener graves consecuencias para la salud.

El reto se popularizó en Asia.

Las cucarachas son causantes de asma y alergias -entre otras enfermedades- especialmente en niños. Sus excrementos y otros desechos que caen al suelo son tan pequeños que son fácilmente recogidas por el aire de la misma manera que lo es el polvo, e inhalados por humanos.