Anne Cameron, de 79 años, salió a dar un paseo y fue devorada por un cocodrilo tras perderse en una laguna "infestada" cerca de Port Douglas, en la costa norte de Australia.

Según los investigadores, los restos humanos y de ropa encontrados en la laguna el martes 10 pertenecen a Cameron, quien padecía Alzheimer y estaba en una residencia para pacientes psiquiátricos ancianos, informó el sitio ABC de Australia.

Todavía no se sabe por qué se le permitió a la mujer dejar la residencia, que forma parte de la cadena de clínicas y hogares OzCare, pero la policía se encuentra enfocada en dar con el cocodrilo que se comió a Cameron y dejó los restos en la orilla del agua, informó el sitio Cairns Post.