Un narcotraficante danés que llevaba encima 1.000 porros confundió un taxi con un vehículo policial, informó la policía danesa. 

"La noche pasada, un vendedor de hachís de Christiania, apurado por regresar a su casa, tomó un taxi. Cuál no fue su sorpresa cuando se dio cuenta de que había subido a un automóvil de policía”, tuiteó el jueves la policía de Copenhague. 

 

El barrio libertario de Christiania, en Copenhague, acoge desde la década de 1970 una comunidad autogestionada y un importante mercado de cannabis. 

Los taxis lucen así en el país europeo.

El traficante portaba unos 1.000 porros, precisó la policía, que lo detuvo inmediatamente.

Los patrulleros de Dinamarca, parecidos en su apariencia con los "tachos".