Después de pasar hambre, frío y soledad, estos dos perritos recibieron una gran oportunidad: un restaurante de Toluca, en México, les abrió las puertas y los incorporó a su staff.

Los trabajadores del restaurante Rancheros del Sur adoptaron a estos dos amigos perrunos para que no les falte comida y amor. Poco a poco, Adobada y Costilla se ganaron el corazón de todos y el local los incorporó tanto en el equipo de trabajo como en su familia.

Costilla y Adobada en su vestimenta laboral

De carácter amable, los flamantes empleados caninos son muy cordiales con los clientes, por lo que los empleados piden a los comensales que no duden en darles un mimo.

"Son perritos rescatados, cuando los veas salúdalos, son muy amigables con todos nuestros clientes y amigos", escribió el restaurante en su cuenta de Facebook.

La tierna foto, que desde entonces se volvió viral, muestra a Costilla y Adobada en su ropa de trabajo, con su identificación y su pañuelo.