Muhammad Sameer tiene 14 años y una particularidad que lo vuelve único en el mundo: puede girar su cabeza 180 grados, por lo que fue bautizado como el "hombre búho".

Para lograr semejante acción, el joven oriundo de Karachi, Pakistán, debe ayudarse con las manos y así logra dejar su cabeza justo entre sus hombros, mirando hacia atrás.

"Mi madre me dio una cachetada cuando me vio haciendo esto y me dijo que nunca más volviera a hacerlo, ya que podría terminar lastimándome el cuello, pero con el tiempo se dio cuenta de que estoy dotado por Dios", recordó Sameer.

Lejos de amedrentarse, sueña con que esta extraña cualidad le permita triunfar en Hollywood.