Dos jovenes vivieron un lamentable hecho en un reconocida pizzería: encontraron una mensaje discriminatorio el el ticket. La chicas hicieron un reclamo a la gerencia, la foto de la factura llegó a Facebook y se volvió viral.

El episodio ocurrió el pasado domingo en la ciudad de Huesca (España), en una sucursal de la cadena Domino's. Al pedir la cuenta, las muchachas quedaron estupefactas al ver que las habían etiquetado en el localizador como "mesa gitana". Pero además, unas líneas más abajo y por segunda vez, decía: "Mesa pareja de chicas gitanas".

El padre de una de ellas, Manolín Giménez, prior de la cofradía de los Gitanos de Huesca, consideró que es una vergüenza que todavía se den este tipo de situaciones racistas y compartió lo sucedido en su perfil de Facebook.

"Impresionante, no tienen educación, esto pasó ayer en Huesca. Denunciemos estos actos y que no se vuelva a repetir. Esto fue en Domino's Pizza", escribió en el posteo.

Según consignaron los medios locas, las chicas. de 25 y 26 años respectivamente, regresaron a la pizzería y pidieron hablar con la encargada, que al saber lo ocurrido les pidió disculpas. De todas formas, pidieron el libro de reclamos y presentaron la queja formalmente.

La familia espera que tras la viralización del caso no vuelvan a ocurrir este tipo de comportamientos discriminatorios"Porque no es una cosa de buen gusto en absoluto que te traten así de mal", afirmó Giménez, quien también aseguró que nunca antes habían afrontado un mal trato de estas características en la ciudad.

Desde la Fundación Secretariado Gitano, que además preside en el Estado actualmente la diputada española Sara Giménez, residente y oriunda de Huesca, mostró su apoyo a las familias de las dos chicas y confió en que "este tipo de cosas no vuelvan a ocurrir".

 

Por su parte, el coordinador provincial de la entidad, Eduardo Julián Pascual, acusó al establecimiento y sus trabajadores de un comportamiento racista y discriminatorio porque "no es aceptable segregar o identificar a nadie por pertenecer a una etnia o a un colectivo o por tener unas características físicas determinadas". No obstante, descató que Huesca es una ciudad tolerante y que nunca habían tenido que presentar una denuncia de estas características.

En tanto, la pizzería se puso en contacto con el padre de una de las jóvenes para solucionar el problema y disculparse. Desde la empresa lamentaron lo ocurrido y emitieron un comunicado: "Expresa sus más sinceras disculpas, a las personas afectadas y al conjunto de la comunidad gitana, ante la inaceptable actitud de uno de los empleados del grupo".

 

Además, resaltaron que "el episodio se trata de un hecho absolutamente puntual, que no refleja los valores de la compañía ni la dinámica de trabajo en las tiendas de todas las marcas del grupo". También informaron que invertigarán el hecho y tomarán las medidas oportunas para esclarecer si existe un caso de mala praxis por parte de alguno de sus empleados y para evitar que este tipo de acontecimientos se repitan en el futuro.

Vale la pena aclarar que las dos clientas no denunciaron el hecho a la Policía ni a la Guardia Civil, pese a que podría ser constitutivo de un delito de odio.

Ver comentarios