El Hotel Ryugyong de Corea del Norte fue planificado para convertirse en una de las muestras del poderío arquitectónico del país liderado por aquel entonces por Kim Il-Sung. No obstante, se estimaba que abriera sus puertas a fines de la década de los `80 pero pasaron más de 34 años y sigue sin inaugurarse.

El edificio Ryugyong proyectaba a transformarse en la joya de la corona de Corea del Norte, pero ahora muchas personas aseguran que es un "hotel fantasma" o "está maldito". Su construcción empezó en 1987 y para 1989 se proyectaba inaugurarlo pero los problemas económicos del país, sumado a la gran crisis económica de 1991 junto a la caída de la URSS hizo que se frenara la construcción por varios años.

El hotel Ryugyong (significa La Ciudad de los Sauces), se diseñó luego de que en Singapur se comenzara a llevar a cabo el proyecto para construir el edificio más alto del mundo. Esto molestó mucho al líder de dicha nación pero ese enfado no era con ese país sino que la  constructura de ese rascacielo sea surcoreana. 

Esto sumado a que en 1988 se iban desarrollar en Seúl, Corea del Sur un evento que concentraría las miradas de todo el mundo como lo son los Juegos Olímpicos. Motivó a no quedarse atrás en la competencia con su enemigo. 

Sin embargo, esa obsesión para los líderes norcoreanos no duró mucho. Como es de público conocimiento para llevarse a cabo un proyecto de estas características se necesitan mcho dinero y precisamente el país asiático no contaba con el. De hecho, más de 25 millones de norcoreanos estaban en la extrema pobreza por los años `90. A fines del siglo pasado murieron cientos de miles de personas a causa de ello.

En ese contexto, ¿Cómo se les podía explicar a los habitantes que era necesario gastar tantos millones en esta edificación? Es por eso que finalmente se declinó su decisión y quedó los trabajos se frenaron por años. 

El Hotel Ryugyong de Corea del Norte fue planificado para convertirse en una de las muestras del poderío arquitectónico pero después de 34 años sigue sin inaugurarse.

Hasta que en 2008, la empresa egipcia Orascom, de telecomunicaciones, utilizó sus vínculos con las altas esferas del poder norcoreano para reanudar la obra. En ese año, invirtió 400 millones de dólares para terminar al gigante dormido y el aval del Corea del Norte se centraba en que era una vergüenza no terminar este proyecto. 

Además, la compañia de Egipto se aseguró poder meterse en el mercado local para instalar su infraestructura móvil. Fue entonces que los egipcios se hicieron cargo de renovar las 3 mil habitaciones, los 8 restaurantes giratorios y algunos casinos y clubes nocturnos del hotel Ryugyong. Sumado a la colocación de miles de cristales de espejo azules para cubrir a todo el hotel.

Finalmente parecía que la inauguración sucedería y se estableció que sea en 2012 para poder conmemorar el 100 aniversario de Kim Il-Sung. Se llegó a realizar una carreratera que llevara al edificio. Pero como en otras ocasiones esto nunca ocurrió. Hay quienes aseguran que a pesar de tener 105 pisos, la edificación nunca fue terminada.

Una delegación europea hizo hace unos años una innspección y afirmó que los materiales utilizados eran paupérrimos, había agujeros en las paredes y los ascensores estaban torcidos. Sólo se les permitió a dos arquitéctos alemanes subir hasta cima del edificio y quedaron horrorizados por el mal estado y diseño de un edificio que costo miles de millones de dólares.

En 2017, cuando el actual líder Kim Jong - Un cumplía ocho años en el poder se creía que iba abrir sus puertas pero no. Cuando la revista Esquire declaró al hotel como "El peor edificio de la historia de la humanidad". el líder norcoreano puso en marcha una campaña de propaganda para anunciar la apertura del hotel.

Lo adormó con más de 100.000 luces led que durante varias horas todas las noches transmiten propaganda y la bandera norcoreana de 40 metros en el cono superior. Aunque en su interior el edificio no cuenta con electricidad. Es por eso que muchos consideran que el Hotel Ryugyong nunca abrirá.

Ver comentarios