Nerice Moyce, una mujer de 21 años de Suffolk, Inglaterra, contó que hace dos semanas, hizo un pedido a un conocido local de comida rápida y notó algo sospechoso en el momento en que recogió su bocado de atún.

Estaba con mi pareja y nos dio hambre. Actualmente estoy embarazada y siempre tengo antojos, así que mi pareja agarró su teléfono y pidió unos sándwiches”, le contó al Great Yarmouth Mercury, un diario de Gran Bretaña. “Simplemente lo abrí y dije ‘espera, ¿qué?’. Los dos nos sentamos allí en estado de shock por un tiempo”, concluyó diciendo.

 

Moyce publicó un video del pedido de delivery que le llegó a su casa en su página de Facebook; en la grabación se ve como levanta su comida para revelar el cuchillo gigante que se asoma por debajo de su sándwich. Sus amigos de Facebook se apresuraron a señalar el peligro que podría haber sido la situación.

"¡Suerte que no te cortaste!", “Irresponsable y peligroso cuántos otros han encontrado [cuchillos] debajo de su comida, no les quites nada”, fueron algunos de los comentarios.

 

Moyce, que tiene 17 semanas de embarazo y se horrorizó al encontrar el cuchillo gigante justo debajo de un sándwich que había pedido por delivery. Sin embargo, la joven dijo que está feliz de que nadie haya resultado herido y se pregunta qué pudo haber pasado y por qué el cuchillo cayó en las manos equivocadas. “Inmediatamente dije, ‘imagínate si un nene pequeño o un adolescente lo hubiera encontrado’. Me alegro de que me haya llegado a mí y no a otra persona”, dijo.

La jóven dijo que el local aún no se ha ni comunicado ni disculpado y que todavía tiene el cuchillo en su casa. Le dijo al Great Yarmouth Mercury que recibió un mensaje de la cuenta de Instagram de Subway que decía que hablarían con el restaurante y la contactarían en los días siguientes. 

 

No es la primera vez que algo asi le sucede a una persona cuando pide delivery y cada vez son más los casos en los cuales cosas raras aparecen en los alimentos. 

Otro caso parecido

Leonel Mat, un jóven de la localidad bonaernse de Los Toldos compró una hamburguesa en una casa de comidas rápidas de Buenos Aires y cuando la abrió, entre la carne, encontró ni más ni menos que un tornillo sucio. Ante el asqueroso hallazgo, se quejó con el comercio y compartió en Twitter las imágenes desagradables. Rápidamente, se volvió virali su tuit y se generó un gran debate acerca de lo sucedido.

Ver comentarios