Ninguna ley prohíbe venta de cadáveres para su uso en investigación.

Un mercado estadounidense llamó la atención de investigadores ya que su negocio, se basa en vender cadáveres y partes del cuerpo humano. Los profesionales realizaron estudios y descubrieron que los cuerpos sin vida pertenecen, en su mayoría, a fallecidos de familias pobres que decidieron vender los restos para poder pagar el funeral.

Desde la empresa, ofrecen a las familias en duelo una cremación gratuita a cambio de donar algunos órganos a "avanzados estudios médicos". Al recibir los cuerpos, los diseccionas y venden diferentes piezas. Los precios varían pero, por lo general, las cabezas se venden a 500 dólares, un pie a 350 y 300 una columna vertebral.

Si bien es ilegal vender corazones, riñones y tendones, ninguna ley prohíbe la venta de cadáveres para su uso en investigación o educación. 

Los cadáveres suelen utilizarse para entrenar estudiantes de medicina o para desarrollar nuevos medicamentos y tratamientos para enfermedades. Sólo cuatro estados de Estados Unidos controlan las donaciones y ventas de este mercado.